Ollanta Humala: Cinco años de espalda al colectivo LGBT que lo apoyó en 2011

1
1346

ollantaDurante cinco años, la comunidad LGBTIQ peruana ha sido ignorada. El gobierno actual se olvidó del apoyo recibido en campaña electoral y tiró la puerta de la indiferencia a gays, lesbianas, trans y bisexuales que ingenuamente o como último recurso respaldaron la candidatura de Ollanta Humala.

El llamado gobierno de la inclusión EXCLUYÓ a los LGBTIQ de su discurso, de sus acciones, de sus propuestas.

Y a casi cinco años de gestión, está claro que no ha hecho nada a favor  y, por eso resulta una vergüenza que su partido, el Nacionalista, no conforme con ignorar y despreciar las demandas del colectivo, se atreva a proponer una limosnita cumplidora en esta campaña electoral.

¿Qué ofrece el candidato Daniel Urresti? El controvertido candidato –investigado por la muerte de un periodista en época del terrorismo–se atreve a garantizar la atención psicológica en centros médicos para la población LGBTIQ. Es oportuno preguntarse por qué el Ministerio de Salud no se acordó de las personas LGBT en estos cinco años. Ahora se nos ofrece atención psicológica. ¿Vamos avanzando? Lo dudo.

¿Y que más ofrece este partido?

El colectivo No Tengo Miedo  muestra claramente lo que proponen los partidos a la comunidad LGBTIQ. En esta oportunidad, vamos a prestar mucha atención al partido de Ollanta Humala y Nadine Heredia.

planes de gobierno LGBT

¿Unión Civil? No, señores. ¿Una ley para sancionar los crímenes de odio? Tampoco. ¿Matrimonio igualitario? No, menos.

El partido de la inclusión es el partido de la exclusión para este grupo de personas. Cinco años son suficientes. De la mano de Urresti está Susana Villarán, la exalcaldesa de Lima, una mujer de izquierda que durante su gestión tampoco aprobó la ordenanza antidiscriminación, asustada quizás por el impacto que tuvo su participación en la marcha del Orgullo Gay, cuando apenas había llegado al sillón municipal. Así fue como Susana esquivó el tema, perfil bajo y adiós. La señora Villarán, conocida defensora de los derechos civiles, ahora está en campaña del brazo de Urresti.

Villarán Urresti
Foto: Andina

Nadine Heredia, la primera dama, no ha dedicado ni un tuit al asunto. Y el presidente Ollanta Humala no ha hecho más que evadir la cuestión hasta hacer el ridículo. Cuando se le preguntó por la aprobación del matrimonio igualitario en los Estados Unidos respondió que no opinaría sobre asuntos internacionales. Ya, señor.

El gobierno de Ollanta Humala se burló de la comunidad que lo apoyó. Su postura frente a nuestras demandas es una de las más vergonzosas a nivel regional y mundial. Porque ignorar es también agredir. Ignorar es también despreciar.

MAYO DE 2011, MEMOREX

En mayo de 2011, un titular decía así: “Comunidad homosexual apoyará a Ollanta Humala en segunda vuelta”. Un pronunciamiento suscrito por 36 organizaciones LGBT, así como por figuras representativas de dicho movimiento de todo el país expresaron su respaldo a la candidatura de Humala. ¿Qué pasó con este respaldo? ¿Para qué sirvió? ¿Qué se consiguió? 

HUMALA GOBIERNO

La periodista Amanda Meza sostiene que “hubo la necesidad de votar por Humala como el mal menor frente a lo que significaba el retorno de la dictadura fujimorista”.

-Es más lo que ha ocurrido estos últimos cinco años en que los fujimoristas han votado contra cualquier iniciativa en favor de los LGBTI demuestra que hubiera sido mucho peor que ganará Keiko en 2011. El mismo peligro que existe hoy. El gobierno de Humala a través del Ministerio de Justicia se pronunció a favor de la Unión Civil pero la bancada nacionalista contribuyó a frustrar la aprobación. Se impuso el doble discurso y ganó el lobby de la iglesia que también presiona al gobierno.

En plena campaña electoral, Meza advierte que “ya estamos viendo el doble discurso. Quedar bien dentro del discurso políticamente correcto pero no tocar el tema todo el tiempo y menos aún cuando se dirigen a las masas en mítines o canales de señal abierta”.

La periodista lo tiene claro: “Dicen y se desdicen porque no hay convicción. Es sólo cálculo electoral”.

¿Qué pasó con Humala en estos cinco años? Humala, dice Meza,  ha preferido el silencio para no decaer más su aprobación en encuestas.

Clauco Velásquez, activista LGBTIQ de Iquitos, opina –sin ocultar la desazón–que en aquella época, Humala y su partido “eran nuestra esperanza para con el tema de derechos en el cual estábamos devastados y no tenías una figura política”

“Creímos y confiamos en él. La reflexión sería que en su gobierno se presentaron políticas que movilizaron al país con el tema de la unión civil pero lamentablemente nunca llegaron a ningún puerto. Nunca se concretaron . Ha sido el gobierno más austero en temas de derechos”, sostiene Clauco Velásquez, quien aparece entre los firmantes del documento.

Parece una burla encontrar en la página de ACI-Prensa, un titular donde se relaciona a Ollanta Humala con la comunidad LGBT. Incluso, se destaca el apartado de su plan de gobierno, donde promete “garantizar los derechos humanos de las personas con diferente opción sexual respetando su identidad y opción”. 

Lobby gay

2015. Humala abrazó a Cipriani y no se acordó del tan mentado “lobby gay”. La política de Estado del gobierno fue abiertamente homofóbica. No tienen que darnos de latigazos para hablar de violencia. Mirar al costado o no mirar es una forma de homofobia. Y el Estado peruano lo aplicó decididamente. El único momento en que parecía surgir una esperanza desapareció por arte de magia: recordemos a la exministra Carmen Omonte reunida con los colectivos LGBTIQ. 

Foto: Andina
Foto: Andina

Humala ha tratado de disimular su postura contra los LGBTIQ de la forma más ridícula. El 27 de junio de 2015, mientras se celebraba la aprobación del matrimonio gay en los Estados Unidos, el presidente peruano evitó pronunciarse. Como si se tratara de una guerra o de una cuestión de la política interna estadounidense, el señor de la inclusión dijo:  “Cada país tiene sus particularidades y sus propias realidades. No necesariamente una cosa que funciona en un país pueda funcionar en el nuestro o viceversa”. 

El presidente sostuvo que, como Jefe de Estado, no puede opinar ni a favor ni en contra “de la decisión que han tomado y la posición del presidente Barack Obama”. ¿Y por qué? El Comercio registra su absurda respuesta:  “Así como no nos gusta que EE.UU. se meta en nuestros asuntos internos, nosotros tampoco nos metemos en los suyos”.

LA DECEPCIÓN

Sin Etiquetas buscó a algunos destacados activistas que respaldaron la candidatura de Humala. Se nos ocurrió preguntarles qué sentimientos tenían cinco años después. Luego de recoger sus reflexiones, revisar el plan de gobierno de la ‘gran transformación’, la palabras que quedan es decepción, indignación y rabia.

En un país, donde los planes de gobierno son letra muerta, la comunidad LGBTIQ debe estar más vigilante que nunca.

Este especial –el primero de los que realizaremos durante la campaña electoral–busca que los peruanos comprometidos con los derechos civiles tengan en cuenta la importancia de NO REGALAR SU VOTO y de recordar que el ‘menos malo’ al final es simplemente malo.







Comments

comments

1 Comentario

  1. Pero deberían agradecerle. Humala había prometido fusilarlos. Más bien ha hecho mucho dejandolos vivitos y coleando a su libre albedrío.

Dejar respuesta