#BesosContralaHomofobia: Este es el testimonio de la reportera atacada por la policía

0
433

Me encontraba cubriendo el evento “Besos contra la homofobia” cuando la homofobia irrumpió y golpeó. Este es el breve testimonio de lo que viví como reportera la tarde de ayer.

Era una marcha pacífica que concentró a cientos de activistas. Tal y como estaba previsto, se besaron en la Plaza de Armas de Lima y reclamaron igualdad en un país cuyo gobierno actual prometió inclusión social para todos.

Cerca de las 3:30 de la tarde, decenas de policías irrumpieron para detener la marcha pacífica que avanzaba hacia la Plaza de Armas. El terrible ‘Pinochito’ lanzaba agua con kerosene a todos los que estaban en el lugar.

Activistas LGBT

En vez de proteger y velar por nuestra seguridad, los policías nos agredieron. Recuerdo haber pedido la declaración de la activista Vero Ferrari, quien estaba bañada del agua sucia que el “Pinochito” había lanzado, cuando un señor de aproximadamente 60 años se acercó a nosotras a decirnos: “Eso les pasa por cabros”.

¿Dónde estaban los policías para defendernos de la agresión verbal? Ah sí, estaban golpeando a un joven que abrazaba a su novio. Ah, también estaban insultando a una chica que tenía de la mano a su novia. ¿Esa clase de policías tenemos en el Perú?

“Salgan de aquí o les irá peor”, me dijo un agente en la  Plaza de Armas. Y me fue peor.

La voz de este policía fue lo que alcancé a escuchar antes de ser golpeada por el escudo de un policía al intentar ayudar a un chico que había sido golpeado por la salvaje ‘autoridad’.

El fuerte golpe que recibí me rompió parte de la ceja derecha. Ahora tengo dos puntos y una madre indignada. Pero intento hacerle entender que este golpe no es nada a comparación con lo que sufrió aquel chico que intenté ayudar, que estaba tirado en las calles cercanas a Plaza de Armas. Esta ceja rota no es nada en comparación con la decenas de hombres y mujeres que ayer fueron violentados.

Recuerdo que antes de ser golpeada, una chica peruana que vive en Chile se me acercó, con algo de temor porque su familia desconocía su orientación sexual:  “No sabía que el Perú estaba tan mal, yo soy peruana de nacimiento pero radico en Chile desde pequeña. Vine a mi país porque pensé que estábamos mejorando, pero veo que estamos terriblemente mal. No puedo andar por las calles con libertad como en Chile, porque un agente del orden me puede golpear porque las autoridades superiores que gobiernan al Perú son homofóbicas”.

Tenemos que informar de estos hechos, y seguir luchando por un país con igualdad y respeto a la diversidad.

 

 

 

 

Dejar respuesta