Gabriel Ebensperger, el ilustrador de “Gay Gigante”, tiene mucho para decirte

0
1190

Por Sebastián Iturrieta Veloso (*)

Un libro gigante, como esos que ponen tus papás en sus mesas de centro, pero rosado, con letras enormes y con la palabra GAY tatuada en todo su lomo. A todas luces un libro difícil de vender pero que para sorpresa de muchos, es uno de los más vendidos del verano en Chile. Conversamos con Gabriel Ebensperger sobre crecer siendo gay en el Chile de los 90, los enemigos velados de la comunidad LGTBQ, las citas exprés, el miedo, la valentía y los primeros trazos que está dibujando de las réplicas del terremoto rosa que fue “Gay Gigante”.

gay gigante

¿Cuándo decides construir “Gay Gigante” como un proyecto biográfico? ¿Por qué?

-“Gay Gigante” partió mas o menos en 2013 como un ejercicio de dibujo diario en un Tumblr. Jamás llegó a tener un uso diario y me costó bastante llegar a un estilo definido hasta mucho tiempo después. Al mismo tiempo mi amiga Catalina Bu estaba partiendo con su blog del Diario de un Solo, por ejemplo, y al cabo de un año muy perseverante ya estaba publicando su primer libro que fue un exitazo. En 2014 empezó a tomar más forma todo para mi y para Gay, porque acompañé a Camila Gutiérrez (escritora detrás de la exitosa película y libro “Joven y Alocada”) en su programa Ciudad Cola de Súbela Radio. Terminamos haciendo y dándole forma a toda la primera temporada juntos. Fue una gran experiencia que tuvo una tremenda respuesta de mucha gente que escuchaba el programa. Era el más escuchado de Súbela. En él yo usaba el seudónimo Gaygigante y jamás decía mi nombre. Pero si le prestaba mi vida a “GayGigante”. Cuando compartíamos historias con los entrevistados no inventaba cosas, simplemente contaba cosas que de verdad me habían pasado. Y eso muchas veces iba a parar a alguna viñeta. También chistes o situaciones que se nos ocurrían conversando con la Camila entorno a los temas que se tocaban en el programa.gay gi

En realidad “Gay Gigante” jamás tuvo la opción de no alimentarse autobiográficamente. Incluso todo lo que gatilló que yo tomara la decisión de dejar mi trabajo y me dedicara al libro exclusivamente forma parte del desenlace de la historia del libro. Fue todo un proceso que pude hilar en una misma cosa. ¿Por qué fue así? No lo sé. Lo orgánico, ahora que lo pienso, es más honesto. Las cosas que hago no las saco primero del intelecto. Salen no más, de otro lado más intuitivo, como una necesidad. Por algo será yo siento. Yo confío, y hago.

Para las nuevas generaciones “Gay Gigante”puede ser una radiografía de crecer siendo gay sin internet sin Google ni Grindr. ¿Qué piensas que se ha mantenido en el continuo de crecer siendo gay en Chile? 

-Para alguien que no pasó por eso o no lo recuerda, claro, puede ser una parte curiosa del libro. Menos información, más dudas, más imaginación respecto a cosas que no son nada y se pueden inflar mucho más de lo necesario. Drama. Pero eso es anecdótico solamente. Podría ser (te digo podría ser, porque no me siento dueño de ninguna verdad) que un continuo crecer siendo gay, en cualquier parte, en distintos grados, es esa relación extraña que se forma con uno mismo. De asociarse con una otredad. Quizás no eres el único de algo. Pero si un otro distinto de una mayoría que te rodea. Si vives eso muy solo desde muy chico, tu percepción de ti mismo puede llegar a ser frágil. Ese es un gran tema. Que haya internet y Google y ciertamente que haya Grindr no ha ayudado en nada con la altísima tasa de suicidios de adolescentes LGBTQ, por ejemplo.gay gigante 2

Por eso te digo que en el libro esa parte para mi es divertida, anecdótica, aunque marcadora en la historia del personaje, sí. Pero al final lo importante no es eso, sino la relación con uno. Esa es mi preocupación. Dándole otra vuelta a lo de internet y Grindr, todo lo de la guetización de lo “gay” es un gran tema y da para mucho. Ojala sea algo pendular y un día lleguemos a un especie de centro en que la sexualidad de verdad simplemente no importe. Deben faltar mil años. A ver si no nos envenenamos todos antes, que es más probable.gay gigante 3

“Gay Gigante” es un libro sobre “el miedo”, sin embargo, después de leerlo me quedó la idea de que es un libro sobre la valentía. La valentía de ser uno mismo.

-Bueno, ¿son dos caras de una misma moneda no? Sales del miedo cuando tienes un poco de coraje o valentía para salir de una situación. Pero jamás le habría puesto “una historia sobre la valentía”, porque ese no es el sentimiento vertebral del libro simplemente.

Después de leer “Gay Gigante” es imposible no hablar de sexo, enfermedades de transmisión sexual y educación. Para los jóvenes gays de hoy, ¿quién crees que es el principal enemigo?, ¿Las app de citas exprés, el porno, la lógica medieval de nuestra educación sexual?

-Te voy a responder esto muy honestamente y posiblemente me eche a todo el mundo encima. De repente mucha gente también piensa estas cosas. Quien sabe. Pienso que el principal enemigo de la mayoría de los males de nuestra sociedad global actual es el Estado del Vaticano. No estoy bromeando. Cuando Sinead O´Connor rompió una foto del Papa Juan Pablo II al final de su performance en Saturday Night Live en 1992 diciendo “Fight the real enemy”, y matando su carrera, tenía la película muy, muy clara. Al margen de que esta gran mafia vaticana  lleve más de medio siglo violando y matando niños en todo el mundo; y defendiendo y ocultando a los miles de curas violadores. Su lavado de cerebro cultural y político tiene la cagada a todo nivel y es tanto que no nos damos ni cuenta. O más bien, está normalizado, porque “así es”. En África está la zorra con el sida casi exclusivamente por la influencia de la religión católica: ¡no se pueden usar condones! La educación sexual aquí y en todas partes está atrasada porque esa influencia siempre ha estado presente.

Y la hipersexualización de todo, que no lo encuentro muy bacán tampoco, creo que tiene relación con lo mismo. Cuando dices que algo es malo y prohibido todo el rato… ¿Qué es lo que uno hace? Un poco eso. Al final ocultar y tapar algo siempre es darle atención a ese ‘algo’. Están obsesionados con el sexo.

-No tengo nada en contra de las app colas. Me atraen y me asustan al mismo tiempo. Y el mundo está como está. Así somos. Hay mucha soledad y es difícil. Yo me siento solo a veces y lo único que quieres es estar acompañado. A alguna gente le sirve tirar con gente. A mi eso me deja muy triste después así que no lo hago, necesito una relación de confianza entremedio. Igual me meto a veces a conversar y blah… Creo que todo se normalizaría y llegaría a un equilibrio si no se le diera tanta importancia al sexo y la sexualidad en general. Así nadie sería raro. No habría exclusiones. Todo el mundo tendría matrimonio civil -humano- tupido y parejo, como debiera ser. Es de tontos que este grupito (okey, son muchos, son un grupote) de gente religiosa se sienta tan superior a todos, que tengan privilegios. No tiene sentido. Podríamos salir a quemarles las iglesias. Eso tiene más sentido. Encuentro súper bonito el concepto de conocer muy bien a alguien antes de acostarse con esa persona. Sería cool que culturalmente eso se rescatara de algún modo (aquí es donde todos me tiran piedras). Igual, qué difícil. Pero, te ahorrarías muchas cosas. Nada peor que estar acostándose con alguien por un año y después cachar que te cae mal. ¿Mejor saberlo antes, no? ¿Esto se puso muy Opus Dei?
Prometo que no lo soy. Sí, estuve viendo de esas películas con Anne Hathaway tipo Pride and Prejudice en Netflix… En mi opinión el problema es la religión organizada. La más problemática y poderosa es la católica (es la que nos afecta en nuestra mitad del mundo, al menos). Mi pregunta es: Con los miles y miles de personas abusadas que existen y sus familias. Con todos los ejemplos de abuso, sexual, de poder, corrupción, tortura, complicidad, etc. Todo lo demostrado y documentado. ¿Como es posible que un grupo organizado secreto vengador, poderoso, silencioso, black-op-style no le ponga una gran bomba al Vaticano y lo haga desaparecer con todos esos cerdos corruptos dentro que no tienen ninguna intención de modificar su modo, muy cómodo, de vida? ¡EL MUNDO MEJORARÍA UN MONTÓN!

“FIGHT THE TRUE ENEMY”
– Sinead O´Connor

¿Cómo crees que las nuevas generaciones LGTB están hablando de prevención? Teniendo por antecedente que la mayor cantidad de contagios por VIH en Chile ocurre entre los más jóvenes.

-Pareciera que no están haciéndolo (hablando de prevención). ¿Será culpa de YOLO?
Cachaba sobre esas cifras y lo encuentro heavy. Bueno, mientras el gobierno siga haciendo sus campañitas frías una vez al año en lugar de repartir condones en los colegios para que la iglesia no se moleste… no sé po. Huevonia debiera llamarse Chile, no Chile.

¿Es “Gay Gigante” un libro heterofriendly? ¿Qué le dirías a los heterosexuales para que se animen a leer tu libro?

-Sí. Pero mas que eso, “Gay Gigante” es un libro para todo el mundo. Jamás fue pensado como un libro para gays. Justamente, no es eso. Lo que más quiero es que lo lean héteros con hijos chicos. héteros con hijos grandes y nietos. Quiero que la gente converse con los niños. Quiero que los niños escuchen de sus adultos que existimos, y no de manera despectiva, y que este libro ayude a eso. Les diría: “Hétero, tu sabes que quieres 😉 <3 …”

¿Existirá una segunda parte de Gay Gigante? ¿Nos puedes adelantar algo de tus proyectos futuros?

-Sí existirá. Ya empecé a trabajar, lentamente, en ella. No es una secuela propiamente tal. Sino mas bien una historia paralela a esta, porque es otro tópico. Temporalmente incluso parte antes en el tiempo, y creo que termina después. Me tiene muy contento. También tiene una estructura distinta que encuentro novedosa. Por una parte está eso. También estoy trabajando una idea de libro para pintar, por “Gay Gigante”. Tiene un hilo conductor muy divertido y me he reído mucho planeándolo. Puedes comprar “Gay Gigante”, un libro perfecto para heterocuriosos, pues tiene una solapa falsa que lo hace pasar por guía turística, aquí.

*Periodista, feminista. Fumador de cannabis pero no vendedor de humo. Interesado en las nuevas tecnologías, la ecología militante, la cultura y la vida en los bordes. En la carretera con Thelma y Louis.

Dejar respuesta