Transfobia de funcionarios venezolanos altera el sueño de Diane y Fernando de casarse

0
2712

Nuestro caso es sencillo de entender. Yo Diane Rodríguez soy transexual, es decir nací varón, pero seguí un proceso de transición que me hace ver visiblemente como una mujer.

Pero legalmente en Ecuador y en cualquier parte sigo siendo varón o varona, como me auto-determino. Mi novio Fernando Machado es también transexual, es decir nació mujer, pero siguió un proceso de transición que lo hace visiblemente como un varón. Pero legalmente en Venezuela y en cualquier parte, el sigue siendo mujer o hembro como se auto-determina. Tanto Fernando y yo, conservamos nuestros genitales de origen. Es decir que si nos bajan los pantalones, que es aparentemente lo que quiere hacer todo el mundo, se encontrarán con una vagina en el caso de Fernando y un pene en mi caso (Diane). Aparte, fruto de nuestro amor, hemos concebido a nuestro hijo que viene en camino desde hace seis meses. Sí, Fernando es un chico embarazado.

Escribió Diane Rodríguez, presidenta de la organización Silueta X en una carta dirigida a Gladys Requena, ministra para La Mujer e Igualdad de Género 

LA HISTORIA

Diane Rodríguez y Fernando Machado llegaron a Venezuela procedentes de Ecuador el 21 de febrero con la ilusión de ultimar todos los detalles para el matrimonio que estaba pautado para el día 2 de marzo en el registro civil de Naguanagua, estado Carabobo.

Ecuador: Activista trans Diane Rodríguez anuncia que su novio está embarazado

Ella es ecuatoriana y él es venezolano. Ambos son transexuales y activista pro derechos humanos, se conocieron a través de las redes sociales y se podría decir que fue amor al primer click. Hoy esperan con gran dicha la llegada de su primer hijo, que está previsto que nazca a principios del mes de junio en Ecuador.

La mamá de Fernando se encargó de gran parte de los preparativos para celebrar la boda que tendría lugar en la zona central de Venezuela. Estaba listo el lugar de la recepción, seleccionado el menú que se le serviría a los invitados, los trajes de la novia y el novio. Todo a punto. Hasta que el día 22 de febrero a las 10 a.m., hora pactada para la presentación final de los documentos que acrediten el matrimonio comenzó un periplo que los ha llevado a verle la cara a la transfobia imperante en las oficinas públicas venezolanas.

“Luego de media hora de revisión, la señorita de la oficina de Matrimonios Civiles, dijo que todo estaba correcto. Nunca objeto la transexualidad mía o de Fernando, por el contrario indicó que no habría ningún problema porque se trataba de un matrimonio de distinto sexo, a pesar de nuestra apariencia de género. Sin embargo, al final decide consultar con la abogada Dayana Rodulfo.

Diane Rodríguez: “Ser activista es generar impacto promoviendo la paz”

Luego de otra media hora más, sube la funcionaria al área de Matrimonios civiles y sus primeras palabras son: ¿Ustedes son los que se van a casar? ¡Déjenme decirles que yo no voy a poder casarlos! A partir de este momento, empieza a requerir un sin número de cosas adicionales que por supuesto, no se lo piden a otras parejas de distinto sexo y que no tienen una apariencia contraria a su sexo de nacimiento o que tengan rasgos de transexualidad”. Relata Diane en un bitácora que escribió donde expone una a una las humillaciones por las que tuvieron que pasar ella y su novio, quien tiene 6 meses de embarazo.

En este video se evidencia la ignorancia de la funcionaria venezolana cuando le exige a Diane un documento donde certifique que ella es de sexo MASCULINO, no basta con que en sus documentos de identidad aparezca la letra M.

 

Ya con la constancia que dice que: “”Soy de sexo MASCULINO y de estado civil SOLTERO, según consta en los documentos adjuntos del registro civil y Cedulación del Ecuador”, firmado y sellado por la Cónsul General del Ecuador y cuya copia reposa en dichas instalaciones.

Ahora el problema es el nombre femenino de Diane en su documentación. Ya que según la funcionaria se trata de dos mujeres, razón por la cual no las puede casar.

Transfieren el caso al Consejo Nacional Electoral, órgano encargado del Registro Civil en Venezuela.

“Llegamos al CNE de Venezuela y nos entrevistamos con el abogado Sampayo, el cual indicó de igual forma, que por tratarse del primer caso de matrimonio entre una pareja transexual, y que a pesar que ambos teníamos un sexo distinto tal y cual lo manda la ley, tenía que consultarlo en Caracas, y que tendríamos que esperar por su llamada”.

LA DEFENSORÍA TAMPOCO AYUDÓ

Diane continúa el relato contando cómo los funcionarios de la Defensoría del Pueblo hicieron mofa de ellos y en lugar de ayudarles continuaron colocando espinas en este viacrucis que se ha convertido poder hacer su sueño realidad.

“Nos acercamos a la Defensoría del Pueblo ubicada en Valencia, estado Carabobo, para presentar la queja legal contra el Registro Civil de Naguanagua. Luego de esperar más de una hora nos hacen pasar con el señor Wilman Ramírez para atendernos. Este señor que se supone es la persona que nos va a defender ante el Registro Civil de Naguanagua, al ver la cedula de identidad de Fernando Machado, la cual dice María Fernanda Machado, se suelta una risa, como si hubiese leído o le hubiesen contado un chiste. Cuestiona la transexualidad de Fernando. Fernando por su puesto molesto le dice que no ha venido a contarle un chiste sino a presentar una queja legal para que puedan resarcir el daño moral, psicológico y económico que ha ocasionado el Registro Civil de Naguanagua.

Luego de disimular sus ganas de reírse fue a consultar a sus co – idearios de la Defensoría del Pueblo de una oficina cercana. Luego salieron de esa oficina pasaron por la nuestra y como existen vidrios grandes transparentes, pudimos ver sus miradas que nos desnudaron de pies a cabeza. Se nos acerca el señor Wilman Ramírez y nos dice que tiene que consultar con la Dra. Ixolanda Gómez Defensora del Pueblo del estado Carabobo.

Tras varias preguntas de registro del formulario surge otro inconveniente más, aparte de las mofas de la transexualidad de Fernando y la mía. El señor Wilman Ramírez, abogado nos imaginamos que es, nos pide que contemos que ocurrió. Fernando explica lo que conocemos y le dice: “Porque no estoy haciendo nada fuera de la ley, y yo y mi mujer nos podemos casar aquí y en cualquier parte del mundo porque no se trata de un matrimonio homosexual”. El señor Wilman Ramírez, le dice que no, que eso no es posible y ante la Ley Venezolana somos dos damas.

Por supuesto tratamos de explicarle también que el sexo no ha cambiado, pero el señor a base de sus prejuicios no dejo proseguir. Después de esto sabemos que la queja fue tramitada internamente por compañeros de AXA Venezuela”.

 

NOS DESNUDAREMOS SI ES NECESARIO

En estos casos es cuando se reafirma la importancia de incluir en los programas de estudio desde los primeros años escolares temas como identidad de género y orientación sexual. Porque lo que dejan en evidencia estos representantes del Estado venezolano es una profunda ignorancia sobre estos asuntos. Nada tiene que ver la orientación sexual con la identidad de género. Diane y Fernando son una pareja heterosexual. Y así se lo harán saber al mundo si es necesario llegar a ese punto para poder estar casados legalmente. “De ser necesario nos desnudaremos”.

Por ahora “estamos esperando que el CNE nos llame e indique que llevemos los documentos para poder casarnos o en su defecto la Defensoría del Pueblo. Inclusive tenemos esperanzas, de que algún organismo internacional se haga presente para no solo se nos permita la realización de nuestro matrimonio, sino que se nos ayude a resarcir el perjuicio económico, moral y psicológico que ha ocasionado los actos de transfobia vividos hasta el momento en Venezuela”.

El abogado José Manuel Simons informó que la legislación venezolana es clara. El artículo 44 del código civil venezolano establece que el matrimonio es entre un hombre y una mujer, el cual es el caso de ellos, por lo tanto, no hay ningún impedimento legal para que el matrimonio entre Diane y Fernando pueda llevarse a feliz término, ya que aunque ella tiene nombre de mujer en sus documentos su sexo aparece como masculino. Y Fernando como de sexo femenino.

Para Giovanni Piermattei, presidente de Venezuela Igualitaria, el fondo es el prejuicio por cómo se ven. “Si hubiesen ido vestidos Fernando de mujer y Diane de hombre te aseguro los hubieran casado. La forma que en este caso son las leyes- están a su favor. Y, por supuesto, también el aparato homofóbico y transfóbico institucional y partidista que sabe que si permite esta boda habrá más fuerza en nuestra lucha”.

OTRAS ACCIONES

Con respecto a la funcionaria del registro civil de Naguanagua informó Diane Rodríguez, que “emprenderemos acciones legales para que sea sancionada por los daños psicológico, moral y de salud que ha recibido Fernando y por supuesto, nuestro hijo”.

A LA ESPERA

En Sin Etiquetas estamos a la espera de que esta historia concluya con un final feliz, ya que este jueves el CNE les informó sobre la posibilidad contraer matrimonio en otro municipio.

Mira los documentos

621e3872-219e-431a-8a62-e4b6e1831f19 a3528729-24b4-4805-a3a4-6d4e29b75406 ac6f967e-f565-44f1-b404-83eb42b139d4

Compartir
Artículo anteriorItalia: Senado aprueba proyecto de Unión Civil
Artículo siguienteQueridos aliados privilegiados
Periodista con MG en Estudios Latinoamericanos en la Universidad Javeriana de Bogotá-Colombia. Me gusta Serrat, cultivar plantas, las películas de Almodóvar, los libros de Gabriel García Márquez, contemplar las estrellas y andar por la vida aprendiendo de todo lo que me rodea, especialmente, de la gente sencilla y de mi hija Camila.

Dejar respuesta