Día Internacional de la Mujer: No me regales flores

0
1122

Este mes de marzo es el mes de la mujer. Hoy es el Día Internacional de la Mujer. A pesar de que muchas agencias publicitarias usen este día para vender más flores o electrodomésticos (como en el Día de la Madre, perpetuando el machismo), este día no existe para celebrar el hecho de que alguien haya nacido con útero y ovarios.

Nosotros no elegimos tener ciertos órganos genitales y estos tampoco son determinantes de nuestra identidad de género. Pero aun así, los que somos mujeres y se nos percibe como mujeres en la sociedad, hemos sido las principales protagonistas de la lucha por la igualdad de género.

El feminismo es el movimiento por la igualdad y, aunque muchos piensan equivocadamente que las feministas creemos que la mujer debe estar por encima del hombre, es gracias al feminismo que las mujeres ahora pueden votar, estudiar en la universidad, poder decidir sobre la vida de sus hijos y ha generado incluso el desarrollo de métodos anticonceptivos que permiten una maternidad libre y el poder adueñarnos de nuestra sexualidad. El feminismo impulsó, además, la Declaración Universal de los Derechos Humanos (nada menos).

¿Quiénes son las verdaderas heroínas?

Durante la Revolución Francesa, en París, un grupo de mujeres protestó por la igualdad social para que se les reconozcan derechos políticos y de ciudadanía, pero no es hasta el movimiento obrero que surgió el movimiento feminista sufragista, que logró el voto para las mujeres. Sin embargo, este movimiento consistía solo de mujeres blancas, lo que excluía la lucha de otras mujeres, como las mujeres afrodescendientes, que más allá de sufrir sexismo, eran víctimas también de la opresión racista.

Es el movimiento feminista negro (black feminism) el que introduce la noción de interseccionalidad, algo que el feminismo actual tiene incorporado como algo lógico en su lucha, pero que desde los 80s viene siendo aplicado y estudiado por feministas afrodescendientes como Kimberlé Crenshaw, quien utilizó por primera vez ese nombre. El aporte de estas feministas ha sido sistemáticamente invisibilizado de la historia de la lucha feminista, pero es importante recordar que lo tenemos más vivo que nunca.

Si bien, el 8 de marzo y la creación del Día de la Mujer está ligado a la lucha de las feministas blancas, en la actualidad sería un error no reconocer la lucha de las feministas afrodescendientes, quienes han abierto las puertas para reconocer las distintas formas de opresión: el racismo, la discriminación por orientación sexual, el clasismo y la discriminación por discapacidad. La interseccionalidad nos permite reconocer las distintas identidades de una persona, somos más que solo mujer u hombre (o ninguno de los dos) y ese legado es muy valioso para el feminismo que hacemos hoy.

El feminismo latinoamericano lucha igualmente por la reivindicación de las distintas etnias y las identidades mestizas, que sufrimos también de la opresión de la hegemonía blanca. Esta opresión es particular de las mujeres indígenas, quienes al igual que las mujeres afrodescendientes y nativas americanas, sufrieron de esterilizaciones forzadas pasando por encima de su valor como personas y viendo al cuerpo femenino como un problema.

No me regales flores

Lo que menos necesitan las mujeres y las personas que nos vemos como mujeres este día es que nos celebren perpetuando el sexismo que suele rodear el binarismo de género. ¿Cómo? Pues no nos trates como si fuéramos flores delicadas, ni celebres que somos “lo más bonito de este mundo”, ni nos cantes la canción “mujeres” de Arjona, que desafortunadamente dice: “nosotros con el machismo, ustedes al feminismo…” en un arrebato de ignorancia patriarcal (feminismo no es lo opuesto al machismo, aunque Arjona lo diga).

Sí te identificas como hombre, no queremos que nos regales algo rosado o que celebres el simple hecho de que nacimos con útero y ovarios y somos el toque delicado en tu vida. Queremos que reflexiones sobre qué haces tú para tener mayor igualdad, queremos que realmente nos veas como iguales, que no dudes de nuestra opinión o que prefieras contratar a un hombre para un puesto en el que podemos ser iguales o mejores. Queremos que reconozcas que tu género te trae privilegios en la sociedad y que dejes de pensar que somos seres emocionales que no pueden tomar decisiones racionales. Queremos que entiendas que no todas las mujeres tienen vagina, y que las que las tienen NO son esclavas de las hormonas mes a mes. Queremos que no nos juzgues por no querer hijos, ni que esperes que te preparemos la comida o lavemos tu ropa. Déjanos hablar.

Si no te identificas como hombre… celebra que la lucha feminista nos ha hecho ser reconocidos como personas. Celebra que gracias a lxs feministas que algunos tanto critican (y no sé si tú eres unx de ellxs) se hacen estudios, se hacen marchas y se lucha día a día por que se te reconozca y por traernos abajo estereotipos que nos limitan como personas.

¿Cuántas veces alguna mujer ha estado a punto de descubrir la cura para el cáncer y se le ha disminuido en algún salón de universidad? ¿Cuántas eligen cumplir su rol de mujer y no hacer escuchar su voz en política?

Los nuevos feminismos

Hay que enseñar en el colegio sobre las luchas feministas, para enseñarle a los niñxs y adolescentes que la igualdad de género no es una moda, sino un proceso en desarrollo que tiene una historia que nos ha permitido avanzar como especie en términos de derechos humanos. Tenemos que promover el estudio de fenómenos sociales como la violencia o el estudio científico del cerebro y el género (a mí parecer un nuevo y necesario enfoque para el feminismo actual).

Los nuevos feminismos incluyen la lucha trans y la posibilidad de transgredir el binarismo de género. Tenemos que permitirnos libremente explorar nuestras identidades, aquellas que forman nuestra personalidad (sí, uno de nuestros derechos humanos universales). No hay una sola forma de ser mujer, tampoco hay una sola forma de ser hombre… sino que hay tantos géneros como personas. El nuevo feminismo no olvida la identidad étnica, ni la discapacidad o la clase social.

En algún momento no tendremos necesidad de explicar quiénes somos, pero por mientras, celebremos en el día de la mujer nuestro derecho a ser libres y a expresar nuestro género sin violentar a otros y sin ser víctimas de opresión racial, clasista o patriarcal.

Dejar respuesta