Por Luis Paucar

Hoy es el Día Internacional de la Mujer. Y hablo por lo que tengo, por lo que amo.

Tengo una hermana y no quiero que a ella, si se enamora de una chica, la condenen al fuego perpetuo o la obliguen a amar en el exilio.

Tengo una hermana y no quiero que le miren las tetas o el culo si va de top y short, o como quiera ir, cuando hace cuarenta grados de calor. (¿Cómo se puede ir a cuarenta grados de calor?).

Tengo una hermana y quiero que ella, solo ella, elija llevar algo en el vientre. O no. Porque ni tú ni yo sabremos de embarazo. Jamás.

Tengo una hermana y por ella, por todas las demás, espero, exijo, un mundo más justo, más humano, igualitario. Un mundo sin banderas. Que, sobre todas las cosas, no mire con los ojos lastimados. Hablo por lo que tengo y lo que amo. A todo volumen lo exijo.

Dejar respuesta