Entre la(s) espada(s) y la pared

GETTIN’ DOWN WITH 3P

0
2155

It’s been a while. I know I shouldn’t have kept you waiting. But I’m here now.

(Si eres menor de edad, sal de este post inmediatamente)

¡Hola! Sí, lo sé. He estado away demasiado tiempo, pero estoy aquí de vuelta. La verdad es que, por más que quisiera, MM no vive solo de pene ($$$ speaking). Estuve metido en otros proyectos personales y tuve que dejar MM de lado por un tiempo, un largo tiempo. Sin embargo, siempre estuve escabulléndome en una que otra aventura sexual que pudiera compartir en este espacio.

Hace unas semanas, mi novio (sí, MM is still taken) y yo decidimos agregarle algo de acción a la relación, y por algo de acción me refiero a un pene extra. Salvo uno que otro toqueteo infantil con mis amigos durante la universidad, era la primera vez que tenía la oportunidad de tener un trío y, para ser honesto, no podría quejarme. Era algo que hace tiempo quería probar desde que empecé a meterme penes a la boca (si entra uno, ¿por qué no dos?), pero que nunca había tenido la oportunidad de experimentar con alguien en quien confiara completamente. Eso y los conflictos morales que todo former catholic schoolboy ha atravesado me impedían concretar esta fantasía.

Considero que estos son los primeros aspectos a tomar en cuenta antes de empezar a preguntarte si vas a poder aguantar una doble penetración. Estar en confianza con al menos uno de los participantes te permite poder desinhibirte y desahogar esas ganas que tienes dentro. Asimismo, nunca te aventures en ese terreno si no estás completamente decidido. Puede ser que, a medio camino, te arrepientas y arruines la situación no solo para ti, sino para los otros dos que pueden estar pasándola bomba. Es importante dejar las cosas claras desde un comienzo y dialogar sobre con qué estás cómodo y no, sobre todo si se trata de una pareja que busca integrar a uno más. Nadie quiere daño colateral después de esta triple alianza. Tampoco es que tengas que hacerles firmar un contrato a los involucrados, pero un poco de conversación previa donde puedas soltar tus morbos y deseos, ayuda a dejar las cosas claras cuando empiece la batalla.

Eso sí, la higiene personal es vital por parte de todos los participantes antes de iniciar el partido. Nadie quiere sorpresas. Ya vamos a estar embarrados de sudor y semen al terminar, no es necesario ningún ingrediente extra. Igual de imprescindible es contar con al menos tres paquetes de los condones de tu preferencia. La protección es tarea de todos y, con más de un pene y un ano en juego, se van a necesitar varios cambios de segunda piel. No uses el mismo preservativo en otro culo. Por más excitante que esté la situación, hay que tener la cabeza de arriba fría para estas cosas. Finalmente, lubricante, mucho lubricante.

Ahora sí, luego del paperwork, podemos pasar a la acción. En mi caso, nos metimos con un chico vers que conocimos en grindr y estaba a unos metros de nosotros. Nos dijo que no era su primer trío por lo que nos dio un poco más de confianza porque mi novio y yo estábamos nerviosos cual boy scouts en su primera faena. Vino, se desnudó y se puso en medio de los dos para empezar a sobarse con nosotros en medio de este calor infernal (30°C). Ahí mismo, entre besos de a tres y pajas mutuas, me agaché y no pude aguantarme ver esos dos miembros bien erectos y empecé a metérmelos a la boca intercaladamente (y a la vez) mientras ellos no dejaban de besarse (Y tu mamá también flashback).

Es importante que ninguno de los tres se sienta excluido de la sesión, sobre todo si se trata de una pareja +1. Nadie quiere sentir que está sobrando y ver cómo tu marido le presta más atención al otro. Es por eso que siempre hay que ver la manera de incluir al que podría estar quedándose fuera de la contienda. Un #Blowjobx3 y sus variaciones (no se olviden de comer culo), a lo The Human Centipede, es una buena solución. Los celos no tienen lugar en la habitación mientras se esté probando con un tercero, que quede claro. Hay que ser comprensivo y dejar que cada uno tenga su tiempo de juego, confía en tu inner voyeur y deléitate mirando tu porno favorita en vivo. Y así como dejas que tu novio se reviente al otro, atrévete a ser reventado también por este. Es tu oportunidad de sentir un pene diferente dentro de ti, aprovéchala. Lo importante es no quedarte atrás en este triangular, da y dejen que te den el espacio para disfrutar.

Aconsejo meterle algo de diálogo al sexo: preguntarle a tu hombre si le gusta lo que ve, si le gusta ver cómo estás siendo penetrado por otro. El contacto visual es importante para que sienta que no lo estás dejando de lado. Suéltate, intenta las cosas que habías querido probar de a tres. Puedes meterte el pene de uno a la boca mientras que el otro te embiste por detrás, dejar que uno te la jale mientras te mueves como vaquero sobre la pinga del otro. Nosotros hicimos un #trencito para tener a los tres satisfechos. El nuevo integrante en la cama estuvo más que satisfecho con lo que cada uno podría ofrecer.

Después de haber dado varios paseos en tren, nos dirigimos a la estación de destino: #DPWorld. Esta no es una parada obligatoria si no se sienten seguros de querer hacerlo. Recomiendo revisar los engranajes y usar todo el lubricante que se pueda tener. Las películas porno de esta categoría pueden ayudar un poco pero, para ser honesto, nada te prepara para lo que se viene. Estaba ahí, encima del muchacho este mientras me daba de alma cuando mi novio me abre las piernas y fue ahí que supe lo que vendría. Se colocó un nuevo preservativo y embarró su polla con harto lubricante y se dispuso a reclamar su lugar dentro de mí.
😱😱😱SIN EMBARGO, lamento decepcionar a muchos pero, simplemente I just couldn’t take it. Mi ano tuvo miedo, la verdad. Sencillamente, se cerró y era un NO, NO, NO. No quería colaborar y tuvimos que abortar la misión. Solo me quedó encargarme de los dos por separado y pedir disculpas como todo niño bueno. Prometo hacer que mi culo ponga de su parte para la próxima vez. Como buen #powerbottom que soy, no pienso pasar nuevamente por este papelón.

Finalmente, luego de varios condones en el suelo, varios dedos en mi ano (el muchacho este era doctor y le hizo cosas a mi próstata que nunca había sentido antes) y tres cañerías que llenaron mis sábanas y cuerpo de semen (no sé con qué cara fui a la lavandería al día siguiente), la faena había terminado. Recuerdo que la temperatura afuera de mi cuarto era de 30°C y adentro era de 100°C (y dentro de mí que ni se diga). Nos limpiamos todo el fluido corporal que teníamos encima y conversamos un rato. La verdad es que en ese momento lo único que quería era tomar una ducha bien helada con mi novio y decirle al +1 que se vaya. Nunca he sido bueno para estas cosas post sexo con extraños porque el chico NO SE IBA y al parecer estaba esperando que lo adoptáramos o algo.

RECOMENDACIONES FINALES

Recapitulando, para todos los que hayan estado dispuestos a tener un trío pero que no se han atrevido por miedo, por juicios de valor o porque no han tenido la oportunidad, aseguro que es una grata experiencia para memorar. Es importante no olvidarse de la confianza y la consulta previa sobre con qué se sienten cómodos todos los participantes. Asegúrense de tener sus kits de pasivxs y una generosa cantidad de condones a la mano antes de empezar. Si dos de los involucrados son pareja, guardarse los celos para otra ocasión. Si ambos han accedido a esto, saben lo que se viene. Eso sí, es importante conversarlo como pareja luego de haber terminado para saber qué opinión tuvo cada uno y si es necesario aclarar algo para no tener malentendidos luego. Como conclusión, no se hagan muchas bolas (ya habrá varias durante la sesión) y, si de verdad quieren intentarlo, atrévanse. Citando a Godneylet’s just do it, you and me, or three, or four, on the floor.

Inicié este espacio para poder dialogar sobre un tema que va de la mano con ser gay: sexo, todo tipo de sexo. Estoy #abierto a todo comentario, consulta, experiencia o lo que desees escribir down there.

¡Hasta la próxima ocasión! (Prometo que será más próxima).

Saludos cordiales,

MM.

#DP. Dejo como “lectura” recomendada para esta fin de semana largo y si estás más solx que Judas Iscariote: 39 Sex Toys Every Gay Man Should Try.

 

Comments

comments

Dejar respuesta