Una noticia largamente esperada para la comunidad LGTBI en Perú. El Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables aprobó una serie de lineamientos para prestar atención a gays, trans, bisexuales e intersexuales dentro del Programa Nacional Contra la Violencia Familiar y Sexual (PNCVFS)

La Unidad de Atención lntegral Frente a la Violencia Familiar y Sexual del PNCVFS tendrá una herramienta de atención especializada para las personas LGTBI afectadas por hechos de violencia familiar y sexual. La medida incluye capacitación a los profesionales para  evitar un trato discriminativo y que pueda afectar o restringir sus derechos.

Entre los lineamientos se menciona la necesidad de utilizar un lenguaje inclusivo y respetuoso, sin presuponer la heterosexuatidad de las personas que acceden a estos servicios.,

Lineamientos para la atención de personas LGTBI en los sevicios del PNCVFS-MIMP

“Se llamará a la persona que llega al servicio a través de su apellido, reconociendo siempre su derecho a la autoidentificación libre. Las y los profesionales de los servicios del PNCVFS formularán las preguntas de forma adecuada y respetuosa, libre de credo, convicciones morales, religiosas, entre otras. Dentro de las principales preguntas se considerará como desea la persona identificarse. No se deberá forzar a las personas a revelar información que les sea incómoda compartir”, indica la resolución, donde se precisa que se respetará los términos gay, lesbiana, bisexual, trans e intersexual, si la persona que acude al servicio de atención se identifica como tal.

Otro punto importante: “Reconocer que Ia atención a personas LGTBI víctimas de violencia sobre la base de su derechos ni que se concedan derechos especiales. Por el contrario, se trata del estricto cumplimiento al derecho a la igualdad y no discriminación y al reconocimiento de que Ia orientación sexuat e identidad de género de las personas no pueden ser limitantes en el ejercicio de sus derechos sexual, expresión o identidad de género, no exige la creac!ón de nuevos”.

NO ES UNA PATOLOGÍA

Se pretende dejar atrás los estereotipos y prejuicios. Por ello, la resolución remarca que “no son personas enfermas o con algún tipo de patología referida a su orientación sexual y/o identidad de género. Su orientación sexual y/o su identidad de género no requieren de tratamiento médico. En ninguna etapa de su vida se debe intentar cambiar su identidad, que es parte central de su personalidad”.

Importante resulta que se indique que la transgeneridad no es una patología ni un trastorno o una disfuncionalidad, y que es solo la expresión de la identidad de género de la persona en cuestión.

Entre otros de los lineamientos se busca contribuir a la recuperación emocional de las personas LGTBI afectadas por hechos de violencia de género, familiar y sexual atendidas en los servicios del PNCVFS.

Comments

comments

Dejar respuesta