Había una vez un romance LGBT

0
752

 

Adam Horowitz y Edward Kitsis, creadores del programa “Once Upon a Time”, siempre dicen que su show es para personas capaces de creer. Y muchos perdimos esa capacidad cuando nos convertimos adultos, pero al ver esta serie recuperas lo que se fue. Lo que se te fue.

En los cuentos de hadas, Blanca Nieves y el príncipe encantado tuvieron final feliz a la hora del beso.

En el episodio de hace unos días reaparecieron personajes del pasado:  Caperucita Roja o “Red” -como es conocida en la serie-, Mulán (quien ya tuvo una historia LGBT cuando admitió tener sentimientos románticos por la princesa Aurora) y Dorothy del “Mago de Oz”, quien volvió como Oz para luchar contra la Bruja Maléfica.

La Bruja Maléfica aprendió de su hermana menor, la Bruja Malvada, y realizo un hechizo a Dorothy para que quedara dormida hasta que el beso de su verdadero amor la despertara.

La gran sorpresa del episodio es que ese amor verdadero era… la Caperucita Roja. Durante el episodio vemos cómo se conocieron y cómo su amor comenzó a crecer.

Caperucita Roja apareció en el infierno, donde están los héroes de la serie atrapados tratando de rescatar al Capitán Garfio, y cuando ellos supieron lo sucedido decidieron ayudarla. Y eso no es todo: Blanca Nieves abandonó a su hija y marido para ayudar a su mejor amiga para que salvara a su verdadero amor.

Blanca Nieves jamás dudo, sospechó o se ofendió por el hecho de que su amiga querida fuera lesbiana, es más la etiqueta no es mencionada jamás en el episodio. En este mundo el amor diverso es normal.  Fue Blanca Nieves, quien la empujó a buscar a Dorothy… y besarla.

dorothyred1

Los testigos del beso tampoco se quejaron, en lugar de eso gritaron y festejaron, y Blanca Nieves derramó una lágrima de alegría.

Ojalá pudiéramos vivir en ese cuento de hadas, pero el mundo real es distinto y hasta los críticos que andan en la red ya lo cuestionaron.

Algunos fans encontraron “fallas” en el episodio, como el hecho de que Dorothy y Caperucita Roja no pueden amarse con apenas conocerse. Para ellos, la historia LGBT resulta forzada.

Olvidan la importancia de que estos son personajes de Disney, personajes con los que muchos nos criamos, y ver este nuevo lado de ellos es algo emocionante porque reflejan la realidad actual.

Tendríamos que al menos por una hora ver las cosas como niños. Fue un episodio hermoso, con amor. Sería lindo poder ‘creer’ y dejar de pensar que solo se buscó llenar la cuota LGBT del show.

Para mí, Dorothy y Red tienen un romance hermoso. Nada más importa.

Comments

comments

Dejar respuesta