Rucitama: “Estoy dispuesto a ser la Víctor Jara de los gays si es que me necesitan”

0
701
Foto: Gonzalo Vidal

Por Sebastián Iturrieta Veloso (*)

Cuando Nicolás Mardones se sube a un escenario enfundado en su traje de guerra, máscara de pestañas y esmalte de uñas se transforma en Rucitama. Este cantautor anclado en el sur de Chile trata junto a su guitarra de palo, a sus letras y sonidos latinoamericanos lavarle la cara a la poco explotada veta de los músicos LGTB.

Vivo echándote de menos” es el nombre de su nueva placa que cuenta con colaboraciones de Víctor Hugo Robles –El Che de los Gays-, Erika Montecinos, fundadora de la pionera organización lésbica ‘Rompiendo el Silencio’, la musicalización del Manifiesto de Pedro Lemebel y la historia de la discoteca ‘Divine’, epicentro de uno de los primeros ataques homofóbicos de los que se tenga registro. Una joya que ya se puede escuchar en línea.

Foto: Carola Barbieri
Foto: Carola Barbieri

¿Cómo fue la creación de ‘Vivo echándote de menos’?

– Yo saqué un EP en 2012, porque dije, se va a acabar el mundo y no voy a sacar nada. Aparte lo tenía listo hace rato. Luego comencé a preparar en el LP, fue un trabajo largo, delicado y meticuloso. Yo siempre escuché música y quería que esto fuera bueno, que sonara bien. Que entregara mi visión política tanto como musical. Y aunque mi primera alimentación musical fue con Violeta Parra, Mercedes Sosa y León Gieco estoy súper lejos de Silvio Rodríguez, porque él hace una música mucho más política. Él está comprometido con un proyecto político a fin de cuentas.vivo echándote de menos

¿Tú no te consideras comprometido con un proyecto político?

-Yo me siento súper comprometido, pero con otro proyecto político.  A mi me interesa la Patria Grande, pero me interesa que la podamos gobernar con colas igual. Que estemos todas: que estén las drag queens, que estén las trans. Esa es mi visión, hay que trabajar en paralelo.

Porque en tu disco hay referencias a Ayuquelén, al Che de los Gays, hasta musicalizaste el Manifiesto de Pedro Lemebel.

-Para mí fue raro que Lemebel perdiera la voz, porque antes que lo atacara el cáncer, yo había grabado esa canción y la estaba guardando para lanzarla cuando saliera el disco entero.  Quería que fuera parte de la unidad porque al fin de cuentas, es una canción que yo ya no canto. Y Lemebel está ahí. Es una ‘choreza’ que me propuse en un momento porque dije, ‘a estos personajes yo los admiro demasiado, los voy a invitar’. Está la Erika Montecinos igual y Víctor Hugo Robles.  Si hubiera estado interiorizado del trabajo de Claudia Rodríguez (Poetiza y actriz travesti) también la hubiera invitado, me gustaría trabajar con ella en un futuro.

Foto: Carola Barbieri
Foto: Carola Barbieri

¿Cómo ves el avance de músicos LGBT en la escena chilena actual?

-La verdad es que he estado un poco desconectado de los músicos LGBT, sé que el Seba (Me llamo Sebastián) está agarrando vuelo y que la Javiera Mena estuvo en el Festival de Viña. No creo que haya una avanzada tampoco.

¿No? ¿Esto es suerte o casos aislados?

-No es que sea suerte, es que hay músicos de todos lados. Músicos que viene de todas partes o que vienen de los mismos lugares y que siguen las tradiciones de esos lugares. En Concepción yo siempre tocaba con la Javi Hinrichs y ella es lesbiana pero hacemos cuestiones súper distintas, ella tiene una influencia más del rock argentino. Entonces nos hemos encontrado en cuestiones como tocar, crear música, en el feminismo, en ser colas, pero nada que nos hayamos puesto de acuerdo. ¿Por qué entonces a quién le vamos a cantar?, ¿A los héteros? Ellos son más, pero mucho más aburridos. Prefiero mantener la fidelidad a lo que entiendo que es ético conmigo mismo. Yo creo que es una coincidencia porque los medios masivos están mucho más contingentes.

MOMENTO DE AVANCES

Pero esto tiene que ver a lo mejor con la irrupción de programas como The Switch, con la herencia de Hija de Perra…

-Pucha si, pero a mi no me gustaba nada The Switch, me encantaba Hija de Perra, pero The Switch no. Lo que pasa es que cuando hicieron el traslado a la televisión local una de las cosas que le sacaron, que para mi es una de las cosas más importantes, es que era un programa para colas, hecho por un cola, y acá lo hizo el Mega siguiendo el criterio del Mega. O sea, las hacían cantar. Y eso en RuPaul cuando pasa es una humorada. Metieron a figuras como la Botota que nunca fue buena cantando y yo no digo que debería dejar de hacerlo, creo que el ruido de las ciudades tenemos que hacerlo nosotros no las máquinas. Creo que la única disidencia que había era la Yume, la única que le paró el carro a la Patricia Maldonado (Figura de la TV chilena conocida por su férrea defensa de la dictadura militar). Ella trató de tener una convivencia sana con una pinochetista y no lo logró, creo que la Yume fue muy elegante.

¿Cómo ves el avance del discurso LGBT en los medios de comunicación?

-Yo creo que ha habido avances, momentos de avance, pero estamos en las mismas de lo previo a la Ley de Antidiscriminación, que de partida no sirve para nada porque tienes que denunciar luego que el hecho ocurrió. No previene ni incluye educación, cuestión que hoy están haciendo las ONG’s y las organizaciones cuando podrían estar haciendo un trabajo mucho más pertinente que estar abriendo mentes. El Estado es el llamado a educar y asignar fondos para que eso ocurriera. Yo creo que eso es lo que quieren que pase.

¿Hay un antes y después del asesinato de Daniel Zamudio?

-Si, para bien y para mal, porque primero, él se murió y eso fue horrible. Con eso muchas personas se dieron cuenta que estaban pasando muchas cosas como para seguir en el closet. Y otra que se quedó donde estaba no más. Ahora es políticamente incorrecto decir que eres homofóbico pero igual hay cuestiones súper homofóbicas en un montón de lugares.

MIREN LOS MARICONES

¿Y en qué identificas aún la homofobia?

-Mira, el otro día andaba caminando con mi pololo por Ñuñoa, o sea, por Ñuñoa, una zona que igual es un lugar estupendo de Santiago. Muy de clase media. Iba con mi pololo de la mano, ni siquiera dándonos besitos, nada. Y una vieja dice “ay, miren los maricones”. Yo no la escuché porque yo le hubiera gritado. Mi pololo me comentó, ‘oye cachaste que esa señora nos dijo …miren los maricones…”. Ese tipo de cosas. O sea, yo voy por la calle, súper piola. Imagínate el miedo que debe sentir una mujer que va sola por la calle. Que no es solamente que le griten algo o que le roben, sino que la violen. Y eso puede pasar en cualquier lado, en cualquier comuna de cualquier ciudad y de cualquier país.

Pese a eso hay pequeños avances, hace poco la Cámara de Diputados aprobó su primer trámite constitucional la despenalización del aborto, hay una comisión que está estudiando como modificar la Ley Antidiscriminación.

– De repente en el mundo hay tantas cosas malas que las buenas pasan muy piola. Entonces creo que hay que celebrarlas todas. Entonces, celebremos que están modificando esta ley, pero también preocupémonos de lo que está pasando. Porque hay cosas que no han mejorado. Hace poco mataron a un cabro que era transformista, lo mataron al frente de su mamá que lo estaba defendiendo. Hay que celebrar pero con memoria, posicionándose en algún lugar.

Foto: Luna Meza
Foto: Luna Meza

¿Qué te parece esta camada de artistas que, siguiendo los pasos de Hija de Perra, han cultivado una disidencia sexual llevada a la música? Estoy pensando en Marako Intenso, Torta Golosa, etc.

-A mi me pasa que, esa forma de hacer arte de las bandas que nombraste, no se escapan de lo performativo. Se toman la performances demasiado enserio entonces que quede como quede. Desde el mundo de la música, pienso que si uno va a hacer algo lo tiene que hacerlo bien. Preocuparse de que suenen bien. Y a mi no me gustan ellos porque no suenan bien. No me suena bien algunas de las cosas que dicen. Hace poco hubo una polémica entre esas bandas que se estaban sacando quien era más ‘cuico’. Entonces no sé si está el momento para hablar en esos términos entre las bandas de la disidencia, de la supuesta disidencia. A mi me gustan las cosas bien acabadas y en ese espíritu fue que me demoré tanto en hacer mi disco.

-He pensando constantemente en la re politización de la comunidad LGTB. ¿Como salir de la disco y encender a las masas? 

Primero que todo, vamos todos a la disco. Sí, así se hace más entretenido. Hace poco descubrí que tenía un problema con bailar porque, desde chico siempre fui guatona, y una profesora no me dejó bailar en un número de pascuense porque yo era muy guatona. Y yo estaba en tercero básico, era una pequeña beba que se quería dedicar al baile y esa profesora me lo cortó. Ahí deje de bailar y me empecé a dedicar a otras cosas que también eran divertidas como cantar. Y ahora he recuperado el bailar, porque me llegó el regetón al cuerpo -siguiendo con el arte de la Patria Grande- y estoy muy agradecido. Yo creo que todos tenemos que ir a la disco después de alguna reunión, de alguna asamblea. Creo que hay pocas cuestiones de masas que sean gays y las que hay están viniendo de otras partes, como RuPaul, Eurovisión y que son cosas que se pueden ver en tu casa, sin moverte.

¿Pero no hay un estancamiento de la cultura gay pese a que hay tantos programas o tantos voceros? Sigue existiendo un halo de violencia hacia nuestra comunidad.

-Es una violencia a la que se enfrentan todos los que son oprimidos, los pobres más que los ricos; las mujeres más que los colas. Yo estoy dispuesto a ser la Víctor Jara de los colas si es que me necesitan. Ir con mi guitarra cantando, podría ir en cuatro. Porque toco cuatro también, porque soy versátil a morir digámoslo. Entonces dispuesto a hacer el drag de Víctor Jara. Aunque me gustaría que algo explotara de repente, que tuviéramos un Stonewall o algo así.

*Periodista, feminista. Fumador de cannabis pero no vendedor de humo. Interesado en las nuevas tecnologías, la ecología militante, la cultura y la vida en los bordes. En la carretera con Thelma y Louis.

Dejar respuesta