A poco de celebrarse el Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia –el 17 de mayo–, un grupo de expertos en derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas y otros especialistas hicieron un llamado urgente a terminar con la patologización de adultos, niñas y niños lesbianas, gay, bisexuales y trans (LGBT).

El Comité de los Derechos del Niño, un grupo de expertos/as en derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos y el Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa pidieron a los Gobiernos a reformar las clasificaciones médicas y a adoptar medidas para prevenir todas las formas de tratamientos y procedimientos forzados a las personas LGBT. 

intersex

Se espera que cese la patologización de adultos, niñas y niños LGBT. Las etiquetas de enfermas por su orientación sexual, identidad de género o expresión de género es una de las principales violaciones de derechos humanos que enfrentan y es un obstáculo para poder superar las actitudes y estereotipos negativos.

Las categorías médicas patologizantes y estigmatizantes que se relacionan con la identidad y la expresión de género son utilizadas para justificar someter a personas trans, incluyendo jóvenes, a esterilizaciones, tratamientos hormonales, cirugías y evaluaciones psiquiátricas de manera forzada o coercitiva, y para condicionar o imponerles otras trabas abusivas al ejercicio de sus derechos humanos. Estos hechos conducen a muertes prematuras y prevenibles que resultan de procedimientos inseguros y clandestinos, dice el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

TRATO INHUMANO

violaciones correctivas

Las personas LGBT son sometidas a tratamientos abusivos, nocivos y carentes de ética. Se menciona a las llamadas “terapias de conversión” basadas en su orientación sexual o identidad de género con efectos especialmente perjudiciales en niños, niñas y adolescentes.

Los tratamientos y procedimientos forzados, coercitivos o involuntario, advierte el informe, pueden causar dolor y sufrimiento físico y mental, de forma severa y de por vida, y pueden violar el derecho a estar libre de tortura y de otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes. 

justicia-violación-policias-

Calificar de enfermo o enferma a una persona LGBT puede desencadenar marginación, exclusión e incluso crímenes de odio.  “Etiquetar a personas LGBT como enfermas también está vinculado con violencia sexual, incluyendo las así llamadas violaciones “correctivas” en contra de mujeres lesbianas, bisexuales y trans, así como también a la violencia, acoso y “bullying” transfóbico y homofóbico que enfrentan las y los jóvenes con base en su identidad de género y orientación sexual, sean éstas reales o percibidas, lo cual impacta severamente en su salud y bienestar mental y físico, como se refleja en las tasas mayores de suicidio, depresión y autolesiones”, se asevera en el informa.

La CIDH recuerda que la Organización Mundial de la Salud dejó de considerar a la homosexualidad como una enfermedad y la retiró de la Clasificación Internacional de Enfermedades hace veintiséis años, pero muchas asociaciones médicas se niegan a aceptarlo. Por ello, se requieren de reformas legales y de políticas para derogar las leyes discriminatorias y proteger a las personas LGBT de la violencia y la discriminación. Estas normas deben sumarse a la erradicación de clasificaciones médicas obsoletas.

Dejar respuesta