Sobre portadas, “Peluchín” y representatividad

0
755

No hace mucho, una revista conocida publicó como portada a una pareja homosexual, pero no se trataba de cualquier pareja, se trataba del conocido conductor de un también conocido programa de farándula, Rodrigo “Peluchín” González, y su novio, Sean Rico. Esto ha levantado diversas posiciones encontradas. (No. No me refiero a esas posiciones). Han habido opiniones que celebran esta visibilidad; y existen otras que la condenan por diferentes motivos. Una de las frases que más recuerdo es lo comentado por la activista peruana Vero Ferrari:

“Amigas, para que no sean básicas, que algunos activistas gais celebren que Peluchín aparezca en una portada de Cosas es como que las feministas celebren que Keiko pueda ser nuestra primera presidenta mujer. ¿Ahora sí?” -Vero Ferrari

¿A qué se debe el rechazo hacia esta ínfima muestra de visibilidad LGBT?

Primero, ambos son hombres homosexuales quienes aún encajan dentro del umbral occidental de masculinidad, además, fenotípicamente, no representan a la mayoría diversa. ¡Eso es! Ellos no representan a la mayoría de nuestra comunidad. Quizá, no sea culpa de ellos, pero es un refuerzo más de imágenes ya repetidas sobre la homosexualidad. ¡Queremos ver homosexuales latinos, asiáticos, afroamericanos en los medios! ¡Y no queremos ver únicamente hombres masculinos! El abanico de las expresiones de género es demasiado exquisito como para intentar opacarlo exclusivamente con la aclichada masculinidad homosexual.

Además, no considero a González, y sé que muchos piensan lo mismo, como un ejemplo adecuado de un hombre homosexual peruano. Sinceramente, de todas las personas LGBT que han alcanzado cierta notoriedad en el Perú, muy pocxs podrían ser considerados como personas ejemplares. Por ejemplo, hasta hace unos años, las únicas lesbianas que se hicieron conocidas en el país estuvieron involucradas en procesos judiciales acusadas de homicidio; los gais en medios eran personas caricaturizadas y con bajos niveles de simpatía. Y esas son algunas de las pocas personas que se hicieron conocidas siendo transparentes u obligadas a ser transparentes, según las circunstancias, con su orientación sexual. Desde el año pasado, algunas otras salieron del armario: el congresista y el productor. “Peluchín” salió o fue sacado cuando la conductora Magaly Medina presentó a su pareja inesperadamente en su programa. Salir del armario ya siendo “famoso” no sirve. Otro motivo por el cual González no podría ser considerado como ejemplo positivo: ¿qué ha hecho él por nuestra comunidad? ¿Ha sido activista? ¿Cuántas veces ha marchado por la igualdad? ¿Y por nuestros derechos? Personalmente, considero que hubiera sido mejor increíble ver a parejas de personas realmente involucradas con la comunidad.

Y es que ser visible, ser transparente con nuestra sexualidad e identidad de género es simplemente la mitad del camino. Hace falta involucrarse, ser empático con la realidad de los demás sectores de nuestra comunidad ajenos a nuestra letra. No me malentiendan, es sencillamente motivador ver parejas LGBT en medios peruanos (siendo Perú uno de los países más homofóbicos de la región), pero quiero ver personas, parejas que sí nos representen. Y, sobre las personas ejemplares LGBT, tú, yo o nosotros podemos serlo.

 

Dejar respuesta