8 razones para abandonar el clóset

1
2652

El 11 de octubre se celebra el Día para Salir del Clóset. No tengo la fórmula para salir del armario. A veces creo que nunca estuve allí, o que apenas me asumí lesbiana abrí la puerta y dije “mamá, amo a una mujer”. En verdad, mi mamá puso los ojos en una puerta que yo dejé medio abierta como para que se vaya enterando mientras yo me alistaba.

Esta es mi lista para abandonar el armario AHORA:

1. EL CLÓSET SOLO TE HACE PARTE DE UNA CADENA DE MENTIRAS. Una vez que dices que tu chica es un chico y que tu jefe es guapísimo, y ojalá quisieras conquistarlo, lo que sigue es una cadena de mentiras y confusiones. Un día cualquiera ya no te acordarás de la historia que te inventaste. De pronto dirás cosas como “él me ama tanto”, para luego decir que estás “en un momento difícil” o que esa relación ya no da para más, o que en verdad eres la más feliz del mundo. En todos los casos, te costará demasiado asumir esa fantasía y te perderás en el cuento.

 

2. LA MIRADA TE DELATA. Vivir una mentira no es algo del otro mundo. Es posible que muchos chicos y chicas se hayan involucrad@ en una farsa alguna vez en la vida. Bueno, siempre hay una excepción en la lista. Pero mentir sobre lo que sientes y deseas no es tan sencillo, y suele notarse. La mirada te delata. Ocurre cuando de pronto estás muy heterosexual en una cena y una hermosa mujer se te cruza, y a ti se te cae la armadura. Suspiras, abres los ojos, quisieras que te la presenten… Se nota, sí, SE NOTA.

3. LA MENTIRA DUELE. Te la puedes pasar muy bien. O decir que estás MUY, pero MUY BIEN. Lo cierto es que la mentira duele, y cuando llegas a casa y te tiendes sobre tu cama y miras al techo te preguntas: ¿Hasta cuándo voy a seguir con esto? Estar en el clóset genera angustia, depresión y miedo. Te angustia que te descubran por tu mirada, tus gestos o actitudes. En el empeño de ser bien mujercita o bien hombrecito, algo falla, algo no cuadra. Y no es que no seas bien mujercita o bien hombrecito, lo que pasa es que la mentira te lleva a exagerar tanto que acabas expuest@. Te deprime ver que no puedes vivir tu vida. Te da miedo ser rechazada o rechazado por el solo hecho de amar a alguien de tu mismo sexo. Te sientes inseguro. No eres feliz.

4. LA VERDADERA LIBERTAD LA CONSIGUES CUANDO TE QUITAS EL CORSÉ. Puedes decir que vives muy bien así, que es tu vida y que nadie tiene por qué meterse. Pero lo cierto es que estar fuera del clóset –con todas las caras de asombro que afrontarás y seguro no pocos reproches–te da una libertad única, una libertad que te hará disfrutar plenamente de tu relación, de tus deseos, impulsos y sentimientos. Es como quitarse el corsé, me dijo una amiga, luego de vivir 10 años fingiendo una vida que nada tenía que ver con lo que mandaba su corazón y su cuerpo.


5. LA VERDAD TE HARÁ FELIZ.  Ser auténtic@ es la mejor manera de afrontar la vida. Suena fácil y sencillo, y claro que no lo es. El proceso puede ser doloroso. Pero una vez que pasa esa etapa, te darás cuenta de lo feliz que eres al vivir tu verdad, mirando de frente a aquellos que te reprocharon y juzgaron sin piedad. Hay que tener entereza y fuerza. Sin embargo, al abrir los ojos, tu primera mañana fuera del clóset, el alivio se apoderará de tu cuerpo, y te sentirás más íntegra que nunca, con más energías y dispuesta a luchar, por ti y por todos aquellos que deben llevar una doble vida.

Chica

6. LA MEJOR OPORTUNIDAD PARA DESCUBRIR A TUS AMIGOS DE VERDAD. Una vez que lo dices descubrirás a tus amigos de verdad, descartarás a varios que te aceptaban solo ‘si no hablabas del tema’, y te darás cuenta muy bien de los que valen la pena, y de los que no.

7. TU FAMILIA SE SENTIRÁ ORGULLOSA DE TI. En un primer momento puede surgir el rechazo y es posible que papá, mamá y hermanos tarden en aceptar lo que eres, pero a la larga eso se termina, y el amor se impone. Una verdadera familia se mantendrá unida siempre. Una verdadera familia aceptará que tu condición de lesbiana o gay es solo una característica más, nada que te haga excepcional, rar@ o imposible de amar. Es cuestión de tiempo. La recompensa es grande.

Aplausos

8. TU PAREJA SERÁ MÁS AFORTUNADA. Vivir el amor sin cadenas, sin máscaras y mentiras es lo mejor que te puede pasar. No solo disfrutarás de esta nueva etapa. Tu pareja también lo disfrutará. Y si por casualidad, las dos o los dos están en el armario, les aseguro que luchar por liberarse de las cadenas, JUNT@S, es una maravillosa manera de afrontar la verdad.

Lesbianas amor

PD: Y si no tienes un amor te aseguro que encontrarlo será más sencillo que si sigues diciendo al mundo que eres heterosexual.

Comments

comments

Compartir
Artículo anteriorActriz de Grey’s Anatomy, Sara Ramirez, se declara Bisexual
Artículo siguiente#ComingOutDay: Historias que enternecerán tu corazón
Mi primer blog fue verde y era sobre ser lesbiana en Lima. Varios años después regreso a una temática que pensaba cerrada con el objetivo de hacer realidad un sueño: un medio LGTBIQ. Soy periodista desde los 17 años y ya cumplí 40. Soy profesora universitaria, adicta al café, mamá de gatos y perros, lectora desesperada e insomne. Soy la directora de ClasesdePeriodismo.com, consultora en social media, estudiante crónica y amenazo -para no perder la costumbre- que ya voy a dejar el periodismo para fundar un bar. Amo Chorrillos, un distrito que pocos limeños ponen en su biografía.

1 Comentario

  1. Alguna vez soñé que entraba vestida de novia, con sus largos y ensortijados cabellos, de ahí en mas mi mente no paró, me vi rodeada de niños pequeños, gritando abuela…De pronto vi sus ojos tan parecidos a los de su padre, tan colorados de llorar, vi su sobrepeso y comprendí que al comer luchaba contra algo, no supe acercarme a tiempo. Pero cuando lo hice, muy a pesar de MIS sueños, MIS ESPECTATIVAS, mis predicciones para su futuro, en un sollozo me dijo mamá soy gay…
    En un fuerte y cálido abrazo junto a su padre, la abrazamos y le repetimos en voz alta cuanto la amábamos.

Dejar respuesta