Mi identidad, mi derecho: la lucha de las personas trans en Perú

0
160

Las mujeres y varones trans en el Perú han sido invisibilizadxs por el Estado a lo largo de toda su historia. Incluso dentro de la comunidad LGBTIQ (lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersex y queers) sus derechos nunca fueron prioridades. Pero desde hace algunos años, las personas trans se han puesto de pie para iniciar su lucha. El pasado 4 de noviembre se presentó en el Congreso de la República el anteproyecto de ley de identidad de género y cuatro días después, el Tribunal Constitucional peruano reconoció ese derecho a través de la sentencia 6040-2015.

“La iniciativa ha sido comunitaria y eso es bueno. La ley es de la población trans: están involucradas hombres y mujeres. Sale de nuestra comunidad pero se necesitaba de los congresistas para que fuera ingresada al sistema parlamentario para su posterior debate”, dijo a Presentes Miluska Luzquiños, vocera de la Red Trans del Perú.

“Fue muy conmovedor, lloré fuera del Congreso. Hasta hoy me conmuevo. Estoy con un explote de emociones. Hay muchas cosas que han pasado este mes”, agregó.

Además del hito histórico de la presentación del anteproyecto, durante la sesión sucedió algo inédito: el legislador oficialista Alberto de Belaunde pidió disculpas a la comunidad trans a nombre de la Nación.

presentacion-anteproyecto

Qué propone el anteproyecto

El anteproyecto presentado en el Congreso propone que toda “persona mayor de edad pueda solicitar la adecuación registral de sus documentos identificatorios (imagen, pronombres y sexo) en sede administrativa mediante un proceso sencillo y gratuito ante el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (RENIEC)”.

También permitirá a las personas menores de edad la ratificación de su identidad a través de sus representantes legales. Entre sus ejes normativos se enfatiza la prohibición de intervenir quirúrgicamente a recién nacidos con genitales ambiguos, es decir a las personas intersexuales.

La red trans busca que el anteproyecto se convierta en una ley marco: que pueda diseñar e implementar políticas para la mejor integración social de las personas trans en otros espacios el de salud, la participación política y el trabajo digno sin la necesidad de otras leyes.

Para Luzquiños esta la ley de identidad de género no se trata solo de darles el DNI a la población trans. Se trata de reconocer a las personas como humanos. “La ley es un instrumento que va a servir para la incidencia de los derechos humanos”.

El anteproyecto pasará a ser proyecto de ley en los próximos días para ser presentado en el Congreso. Después deberá pasar por distintas comisiones (salud, trabajo, justicia y derechos humanos). La fecha del debate en el Congreso dependerá de muchos factores y sobre todo de las voluntades políticas de los congresistas que juramentaron en julio de este año. Miluzca Luzquiños no pierde la esperanza y le pide a todxs lxs jóvenes trans que no dejen de soñar con un Perú con más oportunidades.

miluzca-luzinos

Los datos de la urgencia

De acuerdo con el informe Registro de Violencia contra Personas LGBT en América que publicó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), entre enero de 2013 y marzo de 2014 murieron 282 personas percibidas como trans.

En Perú se tiene registro de las muertes gracias a los informes anuales que hacen el Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos, y la Red Peruana TLGB. Desde 2008 hasta 2015 murieron un total de 32 personas trans, 31 mujeres y un hombre.

Los asesinatos no son las únicas formas a través de la cual se daña a esta comunidad. Según estimaciones, solo en la capital del Perú, Lima, viven aproximadamente 22,500 mujeres trans. De ese número aproximado de ciudadanas trans, un 89% no cuenta con un seguro de salud y un 70% se tiene que dedicar a la prostitución al no encontrar otras posibilidades laborales para sobrevivir.

“Es un problema humano. No estamos hablando en abstracto. Son personas que tienen una vida muy dura. Situaciones que se dan en las zonas urbanas”, dijo a Presentes Alfonso Silva Santisteban, médico e investigador de la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

Silva Santisteban reconoce que la identidad de género para las personas trans no va a ser un tema de discusión cotidiana para el grueso de la población (como si se vio cuando se propuso la unión civil) pero asegura que el humanizar el problema es fundamental para crear empatía y, posteriormente, avances.

Otra de las parlamentarias que impulsa el anteproyecto es Indira Huilca, del Frente Amplio, el único partido político que incluyó la ley de identidad de género en su plan de gobierno.

“El acceso a la salud y al trabajo es casi nulo para estar personas y esto empieza porque el Estado no las reconoce con su propia identidad”, dijo Huilca a Presentes. Su compañera de bancada, Marisa Glave, también es una de las parlamentarias que se sumó a la iniciativa.

Según cifras recopiladas por el Instituto de estudios en salud, sexualidad y desarrollo humano (IESSDEH), hay un aproximado de entre 10% y 20% de la población trans que no cuenta con DNI. Esta cifra es de solo 1% en la población general.

marcha-igualdad-2015-linda
Un avance por vía judicial

A solo unos días de la presentación del anteproyecto de ley, el 8 de noviembre, el Tribunal Constitucional peruano reconoció el derecho a la identidad de género a través de la sentencia 6040-2015. Esto no quiere decir que ahora todas las personas trans en el Perú puedan cambiar sus nombres y sexos en sus documentos, pero es una buena noticia.

“A partir de ahora los cambios de identidad serán derivados al proceso sumarísimo civil. Antes se daban por la vía constitucional”, dijo a Presentes Juan Manuel Castillo, abogado y asesor legal del proyecto Únicxs para la defensa en derechos de las personas trans y LGBTI.

Castillo indica que lo ideal sería que estos procesos fueran administrativos y no requieran entrar un proceso judicial. Sin embargo, esta sentencia modifica los criterios de la sentencia anterior (0139-2013-PA/TC) que era sumamente transfóbica.

El fallo establece que la transexualidad no es una enfermedad, reconoce el derecho de solicitar el cambio de nombre e indica que “la realidad biológica […] no debe ser el único elemento determinante para la asignación del sexo”.

Para el abogado, esto es algo muy positivo pero al no ser un simple proceso administrativo las personas trans “son tratadas como un mero objeto procesal más, cuando se trata de un derecho que tienen las personas de contar con un nombre social y legal que las identifique”.

Publicado originalmente en Presentes. 

Comments

comments

Dejar respuesta