Venezuela: Pacientes con VIH sufren así falla en suministro de medicamentos

0
88

Hace 15 años José Ricardo Quintero intuyó que producto de una serie de encuentros sexuales sin protección y más una recurrente y repentina pérdida en sus niveles de plaquetas el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) había llegado a su vida. Varias personas a su alrededor estaban falleciendo a consecuencia de esta enfermedad. Sin embargo, la constatación la obtuvo tras la realización de unos exámenes preoperatorios. El resultado fue seropositivo.

Luego de la sacudida emocional que una información de este tipo genera, decidió afrontar su nueva realidad y adherirse al programa nacional de VIH-Sida, vigente en Venezuela desde el año 1999 por sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), la cual obliga al Estado venezolano a garantizar la gratuidad de los medicamentos retrovirales para pacientes con VIH-Sida; así como también garantizar el acceso a los métodos de prevención (condones), los reactivos para los exámenes de control y el acceso a los fármacos para atacar enfermedades oportunistas.

En la práctica esto que está escrito en papel no llega a efectuarse totalmente, así lo constata este venezolano mes a mes. José Ricardo, actualmente forma parte de la ONG Acción Zuliana por la Vida, ubicada en la región occidental de Venezuela. Desde esta organización da consejerías a quienes recién son diagnosticados.

“Este año 2016 en particular hemos visto fallas constantes en el suministro de los retrovirales. Aunque no es nuevo, desde el 2010 el programa viene en caída libre. Muchas veces es deficiente el kit de fármacos que recibe el paciente con VIH. O se entregan en unas zonas y en otras regiones no.

También tenemos casos lamentables como cuando no hay un tubo de ensayo o un reactivo para hacer un examen de sangre en el único centro asistencial para atender a la población con VIH-SIDA del Zulia (segunda entidad en importancia de Venezuela), además de personas de otros estados. El paciente tiene que volver en otro momento con las consecuencias que esto tiene para su salud. Y para su bolsillo, porque muchas veces son personas que se trasladan de poblaciones lejanas para que en sus lugares de residencia no tengan conocimiento de que son seropositivos”, relata a través del hilo telefónico desde su natal Lagunillas.

Un dato importante que José Ricardo le dice a las personas que reciben el diagnóstico es que la calidad de vida está garantizada 50% gracias a los retrovirales y 50% obedece al estado de ánimo. En estos meses de fuerte escasez de todo tipo de medicamentos en Venezuela, comenta Quintero, ha aumentado la preocupación y los estados de ansiedad dentro de los pacientes con VIH-Sida, ya que cuadros diarreicos, infecciones bucales, de piel, afecciones respiratorias, englobadas dentro de las llamadas enfermedades oportunistas, pueden resultar mortales si no son debidamente tratadas.

“Esa tranquilidad la hemos visto deteriorada en los últimos meses porque los pacientes no consiguen los medicamentos para atacar una simple erupción en la piel. Para un paciente con VIH y un sistema inmunológico comprometido, realmente, es una condición crítica que estas medicinas comunes no se consigan actualmente en las farmacias”, afirma.

EDUCACIÓN Y MÁS EDUCACIÓN

La organización Stop VIH, ubicada en la isla de Margarita, lanzó la campaña “Hagamos que desaparezca” en el marco del Día Mundial de la Acción contra el VIH-Sida, con la cual se quiere ratificar que la principal solución para erradicar la epidemia es la educación, la prevención y eliminar todo tipo de discriminación.

Jhonatan Rodríguez, presidente de esta ONG, comentó a Sin Etiquetas que la Ley para la Promoción y Protección del Derecho a la Igualdad de las Personas con VIH o Sida y sus Familiares, promulgada en el 2014, hoy es letra muerta.

“Este instrumento legal se ha quedado en el papel. En la práctica todo lo que está ahí se vulnera. Se habla de ejecutar políticas públicas dirigidas a trabajar ciento por ciento en atención, prevención, educación y dar respuesta global a la epidemia de VIH pero en la realidad existe falta de voluntad de parte de las autoridades venezolanas para aplicarla”.

En cuanto a la prevención, Rodríguez alertó que desde el año 2005 el sistema de salud público venezolano no realiza campañas de este tipo. Se nota especial deficiencia en la distribución de profilácticos (condones femeninos y masculinos) dentro de los centros asistenciales más cercanos a la gente.

Otra falla es el tema educativo. Aunado a que no existen campañas informativas, el Ministerio de Educación pone trabas a las ONGs en su lucha por dar a conocer los alcances de esta enfermedad. Rodríguez afirma que “tenemos barreras por parte de las autoridades educativas que obstruyen el trabajo que se pueda realizar en las aulas de clase. Queremos brindar información a la generación que se está formando para poder tener una generación de relevo bien informada y saludable”.

Con respecto al componente de atención, para el presidente de Stop VIH debe llamar la atención el déficit de médicos especializado debido a que se están yendo del país. También hay que trabajar para erradicar la discriminación que aún es bastante palpable en los centros asistenciales y por parte de algunos trabajadores de la salud.

“El tema del suministro de los medicamentos para las personas con VIH-Sida es una política muy positiva que hay que resaltarlo y reconocerlo. Sin embargo, todos los meses falla 1 o 2 fármacos retrovirales en algún estado de Venezuela. Es una situación recurrente, aunque es intermitente porque puede durar 3 días, una o dos semanas y después se soluciona, el hecho es que las personas con VIH no pueden interrumpir la ingesta de su tratamiento porque si esto sucede el virus muta y se hace resistente al fármaco”.

Según cifras del Ministerio de la Salud de Venezuela actualmente 65 mil personas que viven con VIH-Sida reciben tratamiento gratuito.vih

EL CONTRABANDO: OTRO OPORTUNISTA

El contrabando de medicamentos antirretrovirales es una realidad en Venezuela, según ha denunciado Ricardo Hung, presidente de Alianza Lambda. “Hay casos de pacientes que van a buscar sus medicamentos en las farmacias de alto costo (dispuestas por el Estado para la entrega de este tipo de fármacos), cuando llegan no los tienen pero metros más adelante se los están vendiendo a precios exorbitantes”.

En el 2014 pacientes con VIH-Sida formularon una denuncia ante el Ministerio Público a los fines de solicitar averiguaciones en cuanto al presunto contrabando de medicamentos antirretrovirales.

Asdrúbal González, coordinador del Consejo Nacional para la Defensa de los Derechos Humanos y la Salud, adscrito a la Defensoría del Pueblo, en esa oportunidad informó que en el hospital Vargas de Caracas se presentaron casos de personas que retiraban hasta diez veces el mismo medicamento. “Utilizaban cédulas adulteradas o récipes firmados varias veces en un mismo mes. En Valencia, por ejemplo, se incautaron trescientas cédulas de identidad falsas utilizadas para retirar el medicamento de forma indiscriminada”, explicó en un trabajo publicado en el portal Runrun.es.

Esto tiene que cambiar. Son muchas, demasiadas vidas, que así lo reclaman.

Comments

comments

Dejar respuesta