Caracas: Los besos le ganaron a la homofobia en un restaurante

0
1357

Tal y como estaba previsto, la noche de este martes 6 de diciembre diversas parejas se acercaron hasta el restaurante Tony Roma’s en la ciudad de Caracas para demostrarse afecto en público y así derrotar a la discriminación.

Esta actividad denominada la besada y liderada por la Asociación Civil Venezuela Igualitaria, se organizó en rechazo a un acto de lesbofobia del cual fue víctima una pareja de chicas el pasado viernes 2 de diciembre en las instalaciones de este reconocido local de comida, a quienes se les solicitó que dejaran de ser “demasiado afectuosas”.

Acompañados por la bandera del arcoíris, de manera alegre y respetuosa las parejas de gays, lesbianas y heterosexuales dejaron en claro que amar no es un pecado. Un aspecto importante fue la presencia de líderes de otras ONG´s venezolanas, quienes respaldaron esta iniciativa para al unísono decir no a la homofobia.

También estuvo el concejal del municipio Chacao, Diego Scharifker, quien ha sido uno de los más importantes promotores de que en esta jurisdicción se cumpla la Ordenanza de No Discriminación.

La asociación Venezuela Igualitaria agradeció el apoyo recibido por parte de quienes asistieron; así como de los comensales que se encontraban en el lugar y de los representantes del restaurante.

 

Antes de cuestionar un acto de amor entre dos personas del mismo sexo en un lugar público y de vociferar que los restaurantes no son para expresarse afecto, recuerda las veces que has visto a una pareja hetero agarrándose de la mano, o deseándose con un beso buen provecho, tal vez hasta aplaudiste y se te salieron las lágrimas porque él y ella se comprometan en matrimonio a la luz de las velas. Entonces, ¿Por qué las personas de la comunidad LGBTI no pueden disfrutar de los mismos derechos que como ciudadanos les corresponde?

En Venezuela no hay ley, derecho ni norma de convivencia que niegue el derecho a expresar la orientación sexual pública y sanamente.

Comments

comments

Dejar respuesta