“Te prometo anarquía”, la historia de amor de Miguel y Johnny en un México violento

0
136

El amor nace en los espacios más insospechados. Miguel (Diego Calva) y Johnny (Eduardo Martínez, Pelukaz) se aman desesperadamente en “Te prometo anarquía”, el quinto largometraje de Julio Hernández Cordón que se estrenó en México.

te-prometo-anarquia-cartel2-420x600

Se conocen desde que eran niños. Crecen en una ciudad ruidosa y agreste, y se las arreglan para vivir y pasarla bien. Encuentran la manera de consiguen dinero fácil vendiendo sangre hasta que todo se complica. Pero el amor esta allí.

te-prometo-anarquia-2

Miguel es un adolescente de clase media y Johnny, su pareja, un patinador, hijo de la señora que limpia su casa. Johnny tiene una chica, no quiere que también con una chica de dinero para quien ser novia de un skater es un pasatiempo novedoso.

Cuando los protagonistas son entrevistados por este amor, Diego Calva responde:

¿Crees Miguel está enamorado de Johnny?

D: Perdidamente. Al final, ésta es una historia de amor cabrona. Vas a ver una peli de patinetas y juventud, pero es una historia de amor. Miguel está completamente enamorado de Johhny.

El nombre de la película se tomó de un blog de poesía, contó Hernández Cordón en una entrevista con El Espectador Imaginario.

Es una película honesta, cruda y realista. La pareja se mueve en skateboard por las calles de México, es como ir contra la corriente, intensos, desafiantes.

¿Creen que el skateboarding en México es homofóbico?

D: Sí, a veces sí. Hay cábula por lo menos. En general, no creo que haya homofobia como tal. Es decir, que alguien no pueda estar con los demás por ser gay. Pero cábula pesada, sí.

P: Supuestamente, es un deporte rudo, donde te caes, te raspas y no puedes llorar. La sociedad nos ha hecho pensar: ¡¿Cómo que eres gay?! Pero ya no tiene sentido pensar así. Ahora ya hay patinadores profesionales que son transexuales. Al final la patineta está quitando esa barrera social. Mucha gente piensa que Brian Anderson es gay, o que Steve Berra y Eric Koston siempre han estado juntos. Finalmente, en este deporte o en cualquier otro, eso no importa.

D: No es que los personajes quieran ocultar su sexualidad, sino que para ellos no está asumido. Si se los preguntas, ninguno diría que es gay. Aunque estoy seguro de a Miguel no le gustan las morras, no tiene esa concepción de ser gay. Eso está padre de la película. Julio trasciende ese concepto; no está hablando de gente heterosexual u homosexual, sino de gente que se quiere y resulta que son dos güeyes. Habla del amor.

 

Comments

comments

Dejar respuesta