Lo de anoche fue una jugarreta sucia y manipuladora. Pasada la medianoche, cuando los diarios ya habían cerrado edición y antes del fin de semana, se eliminó la poca protección que en toda la historia había alcanzado un grupo vulnerable.

La homofobia ha sido tal que no se discutieron las otras categorías protegidas que reconocía el DL, pese a que también fueron derogadas. Únicamente se habló de orientación sexual e identidad de género.

Los congresistas prefirieron escudarse en las formas para eliminar a LGTBIQ, cuando la ley autoritativa siempre autorizó a legislar en materia de seguridad ciudadana. Si los golpes, insultos y balas que recibimos LGTBIQ no son inseguridad, ¿entonces qué?

Pese a conocerlo, el Parlamento ha preferido legislar contra recomendaciones de la Defensoría del Pueblo y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, contra sentencias del Tribunal Constitucional y la Corte Interamericana. Luego no preguntemos por qué se condena al país por violación de derechos humanos.

Ahora toca que PPK observe la derogación de su Decreto Legislativo y que el debate retorne al Congreso. Nuevamente escucharemos los discursos de odio y desprecio para que por insistencia se apruebe la derogación de los crímenes de odio. La ley de la homofobia y la intolerancia llevará la firma de Luz Salgado. No se debe olvidar.

Comments

comments

Dejar respuesta