Fue una jornada llena de sentimiento. Había en las miradas y en las voces dolor, impotencia, hartazgo, quizás algo de esperanza en que el Perú sea un país más igualitario. Pero la rabia estaba allí, y se podía tocar. ¿Cómo entender que a una persona la maten solo por ser lo que quiere ser? ¿Cómo comprender que a una mujer la torturen por ser lesbiana? ¿Cómo se puede ser tan cruel? ¿Cómo la impunidad puede ser tan descarada?

La sede del Movimiento Homosexual de Lima (MHOL), en Jesús María, se convirtió en un espacio de recuerdo, de memoria. Ciudadanos gays, lesbianas, trans y bisexuales, así como heterosexuales se unieron para recordar a las víctimas de la violencia contra la minoría LGBT en el Perú. Uno a uno recogían pequeños papelitos donde estaban escritos los nombres de las víctimas y las circunstancias de su cruel muerte. Se acercan hasta el micrófono para leer y detallar cómo perdieron la vida. Es el Quipu de la Memoria Lésbica, Gay, Bisexual, Trans e Intersexual, una intervención para recordar a las 253 víctimas de odio en 50 años en el Perú.

Le clavaron un puñal en el corazón, a otro lo violaron hasta matarla, a una la lanzaron de una ventana, a otro lo golpearon, lo torturaron y le cercenaron los pies y las manos, a esa NN la quemaron… Setenta puñaladas… Heridas en la frente a golpe de hachazos. Tanto sufrimiento quebraba a los presentes, entre las que se encontraban madres

“Estamos recordando y anudando para que no se repita”, decían todos a una voz.

Al acto asistieron los congresistas Carlos Bruce, Indira Huilca, Marisa Glave, quienes leyeron los nombres de las víctimas. Uno de los momentos más conmovedores fue cuando María Cristina Carnero Flores tomó la palabra y como madre de un hijo gay cuestionó la ausencia de leyes de protección a la comunidad LGBT.

“Estamos recordando y anudando para que no se repita”.

“Estamos recordando y anudando para que no se repita”

“Estamos recordando y anudando para que no se repita”.

Entre los papelitos de las víctimas estaba el caso todavía sin resolver del periodista peruano José Yactayo.

“Estamos recordando y anudando para que no se repita”.

quipus

victimas

yactayo

quipu-2

congresistas

Comments

comments

Compartir
Artículo anteriorReynoso, esa voz
Artículo siguienteSense 8: Todo el amor y la diversidad que vamos a perder por culpa de Netflix
Mi primer blog fue verde y era sobre ser lesbiana en Lima. Varios años después regreso a una temática que pensaba cerrada con el objetivo de hacer realidad un sueño: un medio LGTBIQ. Soy periodista desde los 17 años y ya cumplí 42. Soy profesora universitaria, adicta al café, mamá de gatos y perros, lectora desesperada e insomne. Soy la directora de ClasesdePeriodismo.com, consultora en social media, estudiante crónica y amenazo -para no perder la costumbre- que ya voy a dejar el periodismo para fundar un bar. Amo Chorrillos, y tengo la suerte de haber regresado al barrio para mirar el mar cada mañana.

Dejar respuesta