Sue Bird, estrella de la WNBA, contó que estaba enamorada y que su corazón pertenecía a una mujer: Megan Rapinoe,  mediocampista en Seattle Reign FC en la Liga Nacional de Fútbol Femenino.

Ella es Megan:

megan

Durante muchos años, Sue fue cautelosa al hablar de su familia y de su adolescencia. Pero un día, con total naturalidad, habló del asunto.  “Yo soy gay, Megan es mi novia … Esto no es secreto para las personas que me conocen”, dijo Bird a ESPN. “No siento como si no hubiera vivido mi vida… Creo que la gente tiene esta suposición de que si no estás hablando de eso, debes estar ocultándolo como si fuera un secreto. Nunca fue así para mí”.

¿Por qué habla de eso recién? Ella dice que este era su momento, fue un viaje personal y el día llegó. “Así que aunque entiendo que hay personas que piensan que debería haberlo hecho antes, no era lo correcto para mí en ese momento. Tengo que ser fiel a eso.. es mi viaje”.

Bird está complacida de que la WNBA haya abrazado en los últimos años el orgullo LGBTQ como una iniciativa y se dirija a los fans LGBTQ con naturalidad.

Rapinoe es además de deportista una conocida activista LGBTQ. “Esto realmente no tiene nada que ver con Megan, en términos de lo libre que me siento al hablar de ello”, dice Bird. “Esto ha sido algo que he estado a punto de hacer durante mucho tiempo”, respondió cuando le preguntaron si por estar en una relación con una persona abiertamente lesbiana se exponía a salir del clóset.

La WNBA, dice Bird, enfrenta muchos otros desafíos. “La homofobia perjudica a nuestra liga, el racismo duele, el sexismo perjudica”, sostiene. “Para la NBA, fue un gran problema racial, para nosotros es racial y de género”, acotó.

Y ahora vive su amor plenamente.

Comments

comments

Dejar respuesta