Insultos como “asesina” recibió la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, por un grupo de pastores,  quienes la cuestionaron desde el púlpito durante el Te Deum celebrado en la Catedral Evangélica .

La mandataria abandonó el recinto evidentemente molesta.

Michelle Bachelet fue ofendida por promover los derechos humanos de las mujeres y de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI).

Gran parte de la ceremonia estuvo marcada por críticas contra la ley que permite la interrupción del embarazo por tres causales y contra los proyectos de identidad de género y de matrimonio igualitario.

“De manera espuria y con evidentes intereses electorales antes que religiosos, el pastor y candidato a diputado de Renovación Nacional, Eduardo Durán Salinas, criticó a Bachelet por impulsar los mencionados proyectos”, relata el Movimiento Homosexual de Chile (MOVILH).

”Hoy movimientos minoritarios han logrado instalar una agenda que ni siquiera cuenta con el respaldo mayoritario de la ciudadanía; identidad de género, matrimonio igualitario, despenalización del aborto, son sin duda leyes que no representan nuestros valores cristianos”, dijo Durán.

El obispo Presidente de la Mesa Ampliada de las Iglesias Evangélicas, Emiliano Soto, añadió “hoy oramos para que los llamados temas valóricos, cuando se inicia la vida o el matrimonio entre un hombre y mujer tengan siempre de parte de los legisladores, la consideración real de lo que significa libertad religiosa que es un derecho humano fundamental, que se respete la libertad de conciencia de quienes profesamos una fe”.

El presidente del Concilio de Iglesias Evangélicas de Valparaíso, Dino Hormaechea, en tanto, aprovechó “una oración por la patria” para falsear la realidad acusando que miles de niños serían abortados en Chile debido a la ley de aborto por tres causales.

En paralelo, un grupo de evangélicos seguidores de estos pastores gritaron a Bachelet que era “una vergüenza nacional” y una “asesina”.

Los repudiables hechos obligaron a la mandataria retirarse del lugar en señal de protesta contra la gratuita falta de respeto contra su persona y la investidura de su cargo.

“Cuando se le falta el respeto a la Presidenta, se le falta el respeto a Chile (…) Nuestro deber es gobernar para todas y todos los chilenos, con respeto a las distintas posiciones y sin imponer creencias personales”, dijo por Twitter la vocera de Gobierno Paula Narváez.

Reacción del Movilh

Tras los hechos de violencia ocurridos hoy el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) señala que:

1.- Expresamos toda nuestra solidaridad y respaldo a la presidenta Bachelet por el difícil y a todas luces injusto momento que vivió durante el Te Deum sólo porque con convicción y firmeza ha promovido los derechos humanos de las mujeres, de la diversidad familiar y de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales.

2.- Festejamos y aplaudimos el coraje de la mandataria para hacer frente a estos abusos y no tolerarlos, dando de paso una señal sin precedentes a favor del Estado laico al momento de abandonar el Te Deum.

3.-. Repudiamos con toda nuestra energía al pastor y candidato a diputado por Chile Vamos, Eduardo Durán Salinas; al presidente del Concilio de Iglesias Evangélicas de Valparaíso, Dino Hormaechea; al obispo Presidente de la Mesa Ampliada de las Iglesias Evangélicas, Emiliano Soto y al presidente del consejo de obispos y pastores, Jorge Méndez, por su accionar misógino y homofóbico, al tiempo que rechazamos con fuerza a los manifestantes evangélicos que de manera irracional y odiosa lanzaron insultos e injurias contra la mandataria.

4.- Llamamos al mundo evangélico a informarse y a no dejarse manipular por pastores que en nada representan la religión que dicen defender y que, por el contrario, usan y abusan de la incitación al odio contra otros seres humanos por intereses personales y electorales espurios y deleznables.

5.- El Te Deum hoy se transformó en un espacio de odio y violencia que, a nuestro entender, ningún chileno o chilena puede tolerar por el bien de nuestro propio país”.

Comments

comments

Dejar respuesta