El amor en off

No tengo quien inspire mis deseos más profundos, escribo al ritmo de una canción que no suena fingiendo saber lo que estoy haciendo. Amor abstracto,...

Siempre serás mi mejor amigo

Por Luis Cusicanqui Eran las nueve de la noche, Andrés, Julio y Eduardo entraron al bar. Buscaron una mesa antes que el lugar se llene de...

Sin censura

Por Víctor Prado. Cuando estaba más peque, mamá me habló de respeto porque solía discutir  con  mi hermanito menor. Nos sentó a ambos y nos explicó:...

Genoveva: No quiero este corazón

Guillermo bebe cocoa. El café le desagrada. De hecho, no tiene sentido del gusto. Pero con la cocoa es distinto y su lengua la...

Rossy y Weii: La fascinación por estar juntas

Sin mediar muchas palabras, me tomo por la cintura, me llevo a la pared y me comió la boca con un beso apasionado y furtivo, sentía sus ganas al morderme los labios, al chuparme la lengua, cuando me miraba de esa manera tan intensa y fuerte como solo ella lo hace.

Deidades y ganas, ganas, muchas ganas

Por las maniobras, por la delicadeza, por la paciencia como poco a poco el acólito fue acariciando el cuerpo dorado de Silvia. Ella supo que no era su primera vez, que ya era ducho en el arte de poseer cuerpos. Ella se dejó hacer y sí que la hicieron. Cuando llego el momento decisivo, Macarena era ya, una música fácil.

El dios luna

Susek y Móla huyen. Su destino es el campo de refugiados en Bujará.

Genoveva: Durazno suave

Cuento trans

¿Vamos a ver cómo amanece en la ciudad de la furia?

Por María Alejandra Benavides Era el último miércoles de cada mes y como siempre estaba a reventar, el almanaque señalaba que el Bardearte se abría paso...

Adiós y hasta siempre…

Por Ferchuu Chaves (*) Martes 27 de abril del 2010, 7:30 AM. Como todas las mañanas su madre golpea la puerta de la habitación, no sabe que no...