Perú: Por la vida en la familia

Según información que dieron diversos medios de comunicación, la Marcha por la Vida del sábado 21 de marzo convocó a medio millón de personas aproximadamente entre católicos, evangélicos y hasta ateos, de acuerdo a una nota de prensa que se difundió y publicaron el domingo algunos de ellos.

Así le expliqué a una pastora que soy lesbiana y no...

Con un poco de temor y nerviosismo de su parte empieza a contarme cosas suyas antes de convertirse al evangelio de Dios.

Mamá al fin entendió que soy lesbiana

Hace años atrás un domingo después del desayuno, les confesé a mis padres que era lesbiana. Mi papá me dijo: “¡Ah! Ya lo sabía, me di cuenta cuando tenías tres años”

¿Eres LGBTI y no eres feminista? Piénsalo otra vez

Si el feminismo trata de abolir los roles de género que nos oprimen históricamente, es lógico que la comunidad LGBTI, los disidentes del género...

El Corte de Mayu

Por Luisa Caldas Portugal Llegamos a la peluquería y la señorita le pide a Mayu que se siente en una silla frente al espejo, la prepara...

Ser bisexual en un mundo de gays, lesbianas y heteros

  Uno pensaría que en el 2016 nadie te diría a la cara “no creo en la bisexualidad”, pero es algo que me pasa o...

Libertad de Ser: sobre la matanza de Orlando

Por Andrea Gabriela Aste (*) Ser libre y expresar quien eres y cómo te sientes es el primer paso para ser feliz de verdad, sin miedos ni...

Salir del clóset binario de la sociedad

Me veo como una mujer: tengo el pelo largo, uso ropa típicamente femenina en una combinación a veces extraña de colores y, a veces, simplemente negro. Me ves y tú, hombre cisgénero criado a la antigua me cedes el asiento. Te digo “no, gracias”.

México: Guanajuato quiere evadir el matrimonio igualitario

No se trata solo de un matrimonio. Se trata de la defensa de un sector vulnerable que no se ha atrevido, al menos en la entidad, de unirse y gritar a los cuatro vientos que también sentimos, tragamos y vamos al baño. Este hecho, también hará historia para Guanajuato.

Enamorado.com: una historia de la vida real

Lo recuerdo perfectamente. Era una tarde noche del 11 de agosto de 2007. Hace ya siete años que conocí el rostro de ese hombre, que con voz impostada, ojos enmarcados con largas pestañas y labios que incitaban al deseo del beso, me atrapó en un mundo que no podría ser más que fantasía.